El movimiento turístico de la temporada de verano 2014 superará entre 1 y 2 por ciento al registrado en el mismo período del año pasado.

 

 

En ese marco, se espera un total aproximado de 27,9 millones de arribos a los diversos destinos turísticos argentinos, que resultan de la suma de los 5,1 millones de arribos correspondientes a diciembre, los 10,4 de enero, los 8,7 de febrero y los 3,6 de marzo.

De la distribución regional de los turistas en el país según las expectativas de viaje informadas por el Ministerio a través de un comunicado de prensa, surge que un 38 por ciento de llegadas se producirá en el interior de la provincia de Buenos Aires y que un 20 por ciento tendrá lugar en Córdoba.

El 12 por ciento de los turistas visitará esta temporada un destino al que no había visitado previamente.

Aunque la temporada de verano representa un período de alta actividad turística, el calendario de feriados generó una nueva modalidad que permitió una distribución de los viajes a lo largo de todo el año.

Durante los 6 fines de semana largos de 2013 se movilizaron 8,5 millones de turistas que demandaron 7.453 millones de pesos por gasto turístico.

Al respecto, el ministro de Turismo de la Nación, Enrique Meyer, destacó que “estos datos revelan que cada vez más argentinos pueden recorrer el país a partir de políticas de empleo e inclusión”.

Además, el funcionario subrayó “la importancia del turismo como generador de puestos de trabajo e impulsor de las economías regionales en virtud del efecto redistributivo del gasto turístico”.

 

Fuente: Telam