La localidad entrerriana fue víctima de un tornado que generó destrozos y ocasionó que muchas familias deban ser evacuadas. Como medida preventiva, el intendente informó que fue cortado el suministro eléctrico.

 

Pasadas las 19 del viernes, una tormenta con vientos que superaron los 100 kilómetros por hora azotó a la ciudad de Chajarí.

 

El intendente José Luis Panozzo aseguró que “lo que se vive es un desastre” y pidió que aquellas personas que no necesiten salir de sus casas no lo hagan.

 

 

“Tenemos familias para evacuar, árboles caídos, voladura de techos, es un panorama muy complicado, les pedimos que se queden en sus casas y dejen trabajar al personal”, agregó.

 

El municipio resolvió cortar el suministro eléctrico “por precaución debido a la gran cantidad de postes y cables caídos en toda la ciudad”, y se le pidió a la población “que se limite el consumo de agua porque al no tener energía eléctrica, no funcionan las bombas, así que puede haber faltante del suministro”.

 

Por su parte, el gobernador de Entre Ríos, Sergio Urribarri, llegó a Chajarí pasadas las once de la noche del viernes y aseguró que “tenemos que agradecer que no haya habido daños humanos”.

 

 

 

Fuente: Infobae