El conductor de “Viviendo con las estrellas” dice que quiere al ganador del reality en uno de sus programas. Y tiene varios.

 

 

“No voy a ser neutral”, avisó Marcelo Polino antes de presentar el nuevo reality que lo tiene como conductor, Viviendo con las estrellas, que va de lunes a viernes por América. Y el que avisa no traiciona. Ahí están los participantes (aspirantes a noteros, panelistas o futuros conductores) entre quienes, al final del camino, en menos de dos meses, sólo quedará uno como ganador. En el medio, el jurado, el público (mediante voto telefónico) y el propio Polino se ocuparán de ir eliminando al resto.

 

En tu caso, no estás al margen como ocurre habitualmente en los realitys con los conductores.

 

 

No, yo opino. Y los voy a coordinar y corregir como si fuera un jefe de redacción. Además de evaluar el carisma y todo lo que hay que tener en cuenta cuando se trata de televisión.

 

Que se preparen los chicos, entonces…

 

 

Soy bravo, pero por eso me eligieron y me siento halagado. Pero los participantes también son todos bastante bravos y de acá va a surgir un colega. Si es bueno, lo quiero para mi programa Ponele la firma. Estoy contento porque volví a la productora Endemol donde hice Zap (2002). Sólo que ahora estoy más grande, tengo otro perfil.

 

Polino tiene un ritmo de trabajo incansable. Además de Viviendo con las estrellas, actualmente conduce, también por América, Ponele la firma, y en Radio 10 hace Quién es quién junto a Marcela Tauro, todos los sábados. Pero eso no es todo: escribe una columna semanal para la revista Paparazzi, acaba de publicar el libro Todo lo que sé (va por la tercera edición) y tiene un unipersonal que presenta los fines de semana en San Luis. “Espero que los aviones me ayuden para todo esto”.

 

¿Nunca hacés una sola cosa?

 

 

Cumplí 20 años con la televisión y siempre tuve entre seis y cuatro trabajos. Me gusta y me divierto con todo lo que hago. Valoro el trabajo y soy agradecido. Ya estoy juntando anécdotas para el segundo libro.

 

Tiemblan los famosos.

 

 

Algunos sí.

 

 

Fuente: Clarín