36.4 C
Santa Fe
viernes 21 de enero de 2022

Miles de israelíes despidieron a Sharon

Te puede interesar

Uno de los primeros en visitar el patio interno de la Knesset (Parlamento) –donde reposó durante seis horas el ataúd cerrado y envuelto en la bandera israelí– fue el presidente y Premio Nobel de la Paz Shimon Peres.

 

 

 

Miles de israelíes hicieron fila ayer para despedir al ex primer ministro Ariel Sharon en la sede del Parlamento en Jerusalén. Los saludos tuvieron lugar un día antes del funeral de Estado que se le brindará al dirigente, que será enterrado en su rancho en el sur del país. Uno de los primeros en visitar el patio interno de la Knesset (Parlamento), donde reposó durante seis horas el ataúd cerrado y envuelto en la bandera israelí, fue el presidente y Premio Nobel de la Paz Shimon Peres. Ataviado con una kipá y traje negros, Peres –que mantuvo una estrecha amistad con Sharon desde que lo conoció en 1953 pese a mantener diferencias políticas– se mostró serio y solemne al depositar una ofrenda floral junto al féretro.

Más tarde, el presidente del Parlamento, Yuli Edelstein, hizo lo propio, mientras dos rabinos del Rabinato Militar israelí recitaban salmos y oraciones fúnebres. Sharon murió anteayer, a los 85 años, tras permanecer ocho años en coma, producto de un derrame cerebral masivo.

Su partida reflotó sentimientos nacionalistas en Israel y una mezcla de dolor y odio entre los palestinos, que lo recuerdan por décadas de represión y sangrientos ataques.

Los restos de Sharon llegaron a Jerusalén a primera hora de la mañana de ayer en un “Comand car” del ejército, un antiguo jeep para el traslado de fuerzas de infantería que, desde hace décadas, ha quedado relegado a este tipo de funciones. A hombros de seis altos oficiales militares, según lo exige la tradición militar israelí para quien fuera general, el féretro fue trasladado desde el vehículo hasta una base de color negro, mientras tres grandes banderas ondeaban a media asta.

En todo momento, el ataúd estuvo bajo la mirada atenta de cuatro generales del ejército israelí, que al final de la tarde fueron los encargados de retirar los restos del ex premier y de uno de los jefes militares más duros y controvertidos que tuvo el país. Pese a tener en su haber varias masacres contra palestinos y la cruenta y masiva represión de la segunda Intifada, que terminó con 5000 muertos, la mayoría de ellos palestinos, Sharon fue despedido como un héroe nacional en su país.

En Israel hay quienes recuerdan sus victorias militares, especialmente en la guerra de 1973, mientras que otros destacan al hombre político que, pese a haber sido un gran defensor de la colonización de los territorios palestinos, ordenó la retirada de todas las colonias israelíes de la Franja de Gaza en 2005.

Antes de comenzar su reunión semanal del Consejo de Ministros, el primer ministro Benjamin Netanyahu se tomó un momento para recordar al ex dirigente. “Creo que será recordado en el corazón del pueblo judío para siempre como uno de sus más prominentes líderes y más audaces comandantes”, aseguró el premier. La Knesset se mantuvo abierta al público durante seis horas, desde el mediodía (7 hora argentina) hasta las 18 (13 hora argentina), para recibir a los miles de israelíes que hicieron fila pese al frío para despedir al hombre que marcó la historia y el destino de su país y de la región.

Hoy se llevará a cabo la ceremonia oficial. Según el programa difundido por el gobierno, comenzará a las 9.30 de la mañana (4.30 hora argentina) en la misma sede parlamentaria, y estará liderada por el presidente Peres, el premier Netanyahu y el resto de la primera plana de la política israelí. Entre los invitados extranjeros ya fueron confirmados el vicepresidente estadounidense, Joe Biden; el presidente de la Duma (Parlamento ruso), Sergey Naryshkin; el enviado especial del Cuarteto de Oriente Medio y ex primer ministro británico, Tony Blair, y el canciller alemán, FrankWalter Steinmeier. Dos familiares de Sharon también hablarán durante la ceremonia.

Alrededor de las 13.30 hora local, un convoy dirigido por seis generales del ejército transportará los restos del ex jefe militar hasta su rancho, ubicado en el desierto del Neguev, en el sur del país. Allí se realizará una breve ceremonia privada, encabezada por sus dos hijos Omri y Guilad, y el jefe del Estado Mayor, el general Beny Gantz. Finalmente los restos de Sharon serán enterrados, como era su deseo, en su propiedad, al lado de la tumba de su segunda esposa, Lili, fallecida en el año 2000.

 

 

Fuente: Página/12

[comentarios]

Últimas noticias