Es la separación entre la panza y la malla. Es más, cuanto más sobresalen los huesos de la cadera, mejor. La propuesta, hoy furor en Twitter y otras redes sociales, es sacarse fotos mostrando ese detalle en primer plano y viralizarlas. Provocación y peligro: la obsesión por la panza chata.

 

La extrema delgadez, los huesos en primer plano y un cuerpo que se destaca por tener bastantes kilos menos de los que debería parecen ser motivo de orgullo para muchas. Es que así como hace un tiempo se impuso el “thigh gap” (el espacio de separación entre los muslos) como modelo de belleza, esta temporada le llegó el turno al “Bikini Bridge”, la separación entre la panza y la parte superior de la bombacha de la malla.

Como si esto fuera poco, la tendencia va por más y las fotos “selfies” –con la pelvis en primer plano- ya son un clásico en Twitter y otras redes sociales. Con los peligros que esto trae.

Al parecer –y si bien este concepto de “Puente de la bikini” existe desde 2009- todo esta movida comenzó fuerte a principios de este año, cuando una comunidad virtual llamada 4chan lo impuso como hashtag y lo convirtió, inmediatamente, en trending topic. De ese modo, lo que estaba previsto para ser una broma mediática se impuso como una triste realidad que hasta tiene su propia cuenta en la red de los 140 caracteres.

Problemas, excesos y conductas que se mueven al filo del peligro. La ¿nueva? obsesión por la panza chata que se convirtió en furor en la Web. Esperamos que, esta vez, sea una tendencia que llegó para no quedarse.