14.8 C
Santa Fe
sábado 25 de septiembre de 2021

Randazzo llega hoy a Rosario para avanzar con las obras para el tren Rosario-Buenos Aires

Te puede interesar

En la reunión de trabajo que el ministro del Interior y Transporte de la Nación, Florencio Randazzo, mantendrá hoy en la ciudad con el gobernador Antonio Bonfatti y la intendenta Mónica Fein, el tema clave será el punto de llegada para el futuro tren Rosario-Buenos Aires.

 

De esa definición se desprenderá el recorrido previo y, por los tanto, el número de familias que finalmente habrá que desalojar por estar asentadas en terrenos linderos a las vías. Un aspecto tanto o más medular que el ferroviario y que de hecho ya generó cruces entre el Palacio de los Leones y la Casa Rosada por quién deberá solventar las relocalizaciones. Sin embargo, ayer, tras una reunión del gabinete social que integran los gobiernos provincial y municipal (ver aparte), tanto Fein como el ministro de Gobierno santafesino, Rubén Galassi, le bajaron los decibeles a la polémica y apostaron al “consenso” entre los tres niveles del Estado.

En tanto, Randazzo recibió ayer 33 coches ferroviarios nuevos que se destinarán al ramal que unirá Rosario con la Capital Federal. La Nación compró para ese servicio 22 locomotoras diesel (ya están todas en el país) y 228 vagones (arribaron hasta ahora 189).

La tensión se generó hace unos días, después de que la intendenta asegurara que “la inversión (para desalojar las entre mil y 2 mil familias asentadas) le corresponde a la Nación por varios motivos: están en tierras federales y es el gobierno nacional el que tiene capacidad económica”, lo que no significa, aclaró, “no poder coordinar financiamiento externo para Rosario”.

La respuesta llegó rápidamente del secretario de Transporte nacional, Alejandro Ramos, quien dijo sentirse “un poco desconcertado” por las declaraciones de Fein, a quien le atribuyó estar “mal asesorada”.

“Un problema social tan profundo” como los asentamientos precarios, sostuvo Ramos, “excede los límites del área de transporte” y “tiene que ver con una cuestión muy clara, que es la social”, a la que “tantos años de gestión” (refiriéndose a la socialista) no lograron dar respuesta. “La idea (concluyó, en tono más salomónico) no es cómo echamos culpas sino cómo entre todos hacemos la mayor cantidad de obras para mejorar la calidad de vida de la gente”.

Pero la rispidez incipiente no pasó a mayores y la reunión inminente con Randazzo fue la que marcó el rumbo con tono conciliador.

La intendenta aclaró que el objetivo de la reunión de hoy tendrá como prioridad que “el tren llegue efectivamente a Rosario” y aseguró que se trabajará “con toda la predisposición” para estudiar las distintas alternativas.

“Todos los lugares tienen algún inconveniente, pero en el trabajo conjunto entre municipio, provincia y Nación vamos a poder superarlos”, dijo, porque “cuando hay decisión política y coordinación de todos los niveles del Estado, se pueden encontrar soluciones consensuadas”.

“Nuestro proyecto tiende a pensar que la relocalización, como las obras que pueden estar relacionadas con el tren, sean lo suficientemente adaptables al año y medio” que resta para que el servicio finalmente se ponga en marcha, agregó Fein.

 

Conciliador

También Galassi esquivó la confrontación al afirmar que “los debates , las discusiones, con el tiempo van a ser anécdota”, pero “lo importante es la vuelta del tren”.

Aun así, defendió las políticas que se vienen desarrollando en Rosario para lidiar con la pobreza, un problema que se encargó de resaltar excede el marco local.

“Creo que en esta ciudad se ha trabajado en lo social como en pocas en la Argentina, pero tenemos una realidad de pobreza estructural que tiene que ver no sólo con Rosario sino con muchos lugares del país”, indicó.

De todos modos, reconoció el diálogo que “en los últimos tiempos” la provincia viene manteniendo con Ramos y rescató “las cosas positivas para la ciudad, Santa Fe y el país, como es la vuelta del ferrocarril”.

Galassi insistió, además, con la idea de que, una vez determinada la estación de llegada del tren en Rosario, “se verá qué obras de infraestructura serán necesarias”, para lo cual “no se podrá prescindir de la Nación”. La mejor manera de trabajar, aseguró, “será en conjunto”.

 

 

Fuente: La Capital

[comentarios]

Últimas noticias