Los operativos realizados por la Secretaría de Control del Municipio incluyeron 17.680 test, lo que representa un 36 % más que en 2012. En total se registraron 918 casos positivos, un 3.3 % menos que el año anterior. El 97.5 % de las personas con alcohol en sangre fueron automovilistas, y el 2.5 % restante, motociclistas. En cuanto a los test positivos, el 93.7 % de los infractores fueron hombres y el 6.3 % mujeres.

 

 

La Secretaría de Control del Gobierno de la Ciudad realizó durante 2013 un total de 17.680 pruebas de alcoholemia -un 36 % más que en 2012- en los diferentes operativos de tránsito que se efectúan en diferentes puntos de la capital provincial. Y las estadísticas aportan como dato saliente que el número de casos positivos fue de 918, marcando una disminución del 3.3 % con respecto al año anterior. “Para nosotros es un dato interesante, que muestra que las diferentes campañas de concientización que llevamos adelante desde el Gobierno de la Ciudad están dando sus frutos y que los santafesinos estamos siendo más responsables a la hora de conducir”, señaló Ramiro Dall’Aglio, secretario de Control del Municipio.

 

En cuanto a los test positivos, el 93.7 % de los infractores fueron hombres y el 6.3 % mujeres. Además, el 97.5 % de las personas conducían autos y el 2.5 % restantes, motos. Con respecto a las edades de los conductores a los que los test le dieron positivo, las estadísticas muestran los siguientes números: el 37.8 % tenía entre 21 y 29 años; el 36.2 %, de 30 a 39; el 12 %, de 40 a 49; el 6.1 %, de 50 a 59; y más de 60 años, el 3.1 %. En tanto, el 2.3 %, fueron menores de 21 años (no se consignaron edades en 2.5 % de los casos).

 

Graduación

 

Otro de los datos que refleja el informe está vinculado a la graduación alcohólica detectada. Como se sabe, la legislación vigente considera como límite permitido para automovilistas particulares hasta 0.5 gramos de alcohol por litro de sangre; para motociclistas el límite está fijado en 0.3 gr/ltr; y en conductores con licencia profesional -es decir, que transporten sustancias o personas- no se permite la ingesta de bebidas alcohólicas, por lo que el único resultado permitido es 0.0 gr/ltr.

Los especialistas coinciden en que, en el caso de los automovilistas, con 0.5 gr/ltr -equivale por lo general a dos vasos de cerveza; o uno de fernet; o una copa y media de vino, por ejemplo) ya existe una peligrosa disminución de los reflejos y del tiempo de reacción del conductor ante imprevistos, aumentando la posibilidad de accidentes de tránsito.

En ese sentido, las estadísticas de la Secretaría de Control muestra que en los controles que arrojaron positivo en 2013, en el caso de los motociclistas, el 63.6 % tenía de 0.30 a 0.79 gr/ltr; el 27.3 %, entre 0.80 y 1.29; y el 9.1 %, más de 2.

En el caso de los automovilistas, al 50.9 % se le detectó entre 0.50 y 0.99 gr/ltr; el 32.7 % arrojó como resultado de 1 a 1.49 gr/ltr; el 12 %, de 1.50 a 1.99; y el 4.4 %, más de 2.

 

Horarios y ocupantes

 

Las estadísticas también muestran los horarios en que se detectan más casos de alcoholemia y la cantidad de ocupantes en los vehículos. Con respecto a los horarios más frecuentes en los que se detectan los casos positivos, los números son los siguientes: el 53.6 % se registró entre las 3 y las 5 de la mañana; el 38.9 %, después de las 5; el 4.8 %, entre la 1 y las 2.59; y 2.7 % entre las 23 y las 0.59.

Otro dato que refleja la conducta de los automovilistas, es que en el 40.3 % de los casos, el conductor multados se encontraban solos en el vehículo; en el 33.5 % de los casos circulaban dos ocupantes; en el 14 % iban tres personas; en el 7.7 %, 4 personas, y en el 4.5%, circulaban 5 o más personas.

Cabe destacar, que tan solo un 3.6 % se negó a realizar el test. En ese sentido, vale recordar que en caso de que el conductor se niegue a realizar el test, los inspectores están autorizados a labrarle la infracción que equivale a la de resultado positivo de alcohol en sangre.

 

Prevención

 

Como se sabe, la ingesta de bebidas alcohólicas y la conducción de vehículos es una de las principales causas de accidentes, por lo que detectar tempranamente el consumo de alcohol en quienes conducen, resulta primordial a la hora de la prevención.

En ese sentido, desde el 2007 hasta hoy el Gobierno de la Ciudad incrementó el número de operativos, incorporó alcoholímetros más modernos y elevó considerablemente los montos de las multas por alcoholemia -ahora van de los 1.641 a los 16.400 pesos, dependiendo la graduación de alcohol en sangre y si se trata de un reincidente-.

Paralelamente, se inhabilita al infractor para conducir –reteniéndole la licencia-. En tal sentido, el mínimo promedio ronda entre los 15 días y los 6 meses, según el criterio del juez y la gravedad del hecho.

 

 

Fuente: Prensa MSF