Por su trabajo en 12 años de esclavitud se perfila como una de las favoritas para alzarse con el Oscar a la mejor actriz de reparto.

 

Tiene una cara bella, de las que no se olvidan. También talento (mucho talento), muy buen gusto para elegir qué ponerse y una historia de vida de esas que no pasan desapercibidas. En conclusión: Lupita Nyong’o tiene todo para convertirse en la nueva gran estrella de Hollywood.

Candidata a llevarse el Oscar a la mejor actriz de reparto por su trabajo en 12 años de esclavitud , esta mujer de 30 años entró con el pie derecho a la industria del cine. Porque, antes de personificar a Patsey en la película de Steve McQueen, apenas había trabajado en un cortometraje ( East river , de 2008) y tenido un pequeño papel en una serie sudafricana. Lo cierto es que, ahora, todos los ojos están puestos en ella.

Lupita es hija de Dorothy y Peter Anyang’ Nyong’o, un político oriundo de Kenia que se encontraba trabajando como profesor auxiliar en ciencia política en la ciudad de México al momento del nacimiento de la niña. Pero un año después, su padre fue contratado por la Universidad de Nairobi y la familia completa se trasladó nuevamente al país africano. Lupita volvió a México recién a los 16, con la intención de aprender el idioma castellano; por eso se define a sí misma como “mexikenian”.

Ya decidida a que quería convertirse en actriz, no se anduvo con vueltas: estudió cine y teatro en el Hampshire College de Massachusetts y, luego se anotó en la Escuela de Arte Dramático de la Universidad de Yale. Poco antes de recibirse, fue contactada por el director Steve McQueen para participar de 12 años de esclavitud . Ella aceptó y no le fue nada mal: recibió un total de 38 nominaciones a distintos premios por su trabajo y consiguió alzarse –hasta el momento– con 27 de ellos. Aún queda la prueba de fuego con los premios Oscars, en un dura terna en la que compite con Julia Roberts ( Agosto ), Jennifer Lawrence ( Escándalo americano ), June Squibb ( Nebraska ) y Sally Hawkins ( Blue Jasmine ).

¿Cómo fue componer a Patsey, una esclava que se convierte en el oscuro objeto de deseo de su amo? “Me rompió el corazón su historia, sentí mucha pena por ella”, explicó Lupita en una entrevista. “Reconozco que tuve que hacer un gran trabajo para poder llegar a personificarla. Ella era una mujer simple y trataba de sobrevivir, no era sentimental con su propio dolor. Tuve que tener la misma actitud para encarnarla”.

 
En cuanto a su look, muchos creen que adoptó el corte al ras a partir de este trabajo. Sin embargo, ella misma se ha encargado de desmentirlo: “A los 19 tenía el pelo largo hasta los hombros, me lo teñía de verde, azul y hasta rojo granate. Dos cosas me pasaron: me cansé de ir a la peluquería y también me di cuenta que si seguía haciéndome cosas me iba a quedar pelada a los 40. Así que me afeité. Fue tan liberador… Y además descubrí que la forma de mi cabeza no era tan fea. Me dejé crecer un poco el pelo y, desde entonces, no tengo paciencia para dejarlo crecer más, pero a veces disfruto de usar una peluca un rato en la privacidad de mi casa”.

Su otro punto de distinción tiene que ver con las grandes elecciones que hizo cada vez que pisó una alfombra roja: desde Gucci y Ralph Lauren hasta Calvin Klein, todos sus vestidos la ubicaron inmediatamente entre las favoritas de cada gala. Todo ese revuelo le valió que la revista Vogue , por ejemplo, la considerara como “el ícono de moda del mes”. Ella le resta un poco de importancia al asunto. “Es algo que no planeé y que estoy disfrutando, algo nuevo que estoy aprendiendo”, aseguró hace poco. “Lo que se ha vuelto bastante obvio para mí es que la moda es un arte, y es muy bueno conocer a diseñadores que expresan cosas a través de su trabajo. Me encanta encontrarme a mí misma en un vestido”.

 

 

Fuente: Personajes.Tv