Por medio de su representante, calificó de “falsas y vergonzosas” las denuncias de Dylan Farrow. Cruces en las redes entre los que critican al cineasta y los que lo defienden.
El director y actor de cine Woody Allen rechazó ayer las acusaciones de abuso sexual de una de sus hijas adoptadas, y las calificó de falsas y vergonzosas.

“Leyó el artículo [escrito por su hija adoptiva] y lo encontró falso y vergonzoso”, aseguró Leslee Dart, encargado de relaciones públicas del director estadounidense, a la agencia AFP. Lo hizo luego de que Dylan Farrow publicara una carta abierta en un blog del diario The New York Times en la que acusó a su padre adoptivo de haber abusado de ella sexualmente cuando era niña.

El representante de Allen dijo que “él responderá muy pronto”, y agregó: “Cuando el hecho [al que se refiere la carta] sucedió, se condujo una profunda investigación por expertos independientes nombrados por la justicia. Ellos concluyeron que no había evidencia confiable de abuso; que Dylan Farrow era incapaz de distinguir entre la fantasía y la realidad, y que la niña había sido presionada por su madre, Mia Farrow. Nunca se presentaron cargos”.

Allen, de 78 años, dejó a Mia Farrow tras iniciar una relación con la hija adoptiva de su mujer de un matrimonio anterior, y siempre negó haber abusado de Dylan.

En 1994, un juzgado de Nueva York determinó que las acusaciones de abuso no eran concluyentes, pero al mismo tiempo arremetió contra el director, al calificarlo de “poco fiable e insensible”.

El fiscal de Connecticut que hace más de 20 años investigó a Woody Allen por presunta pederastia, pero que no presentó cargos, opinó ayer que es demasiado tarde para que el director de cine sea procesado, luego de que Dylan Farrow retomara sus acusaciones de que Allen abusó sexualmente de ella cuando tenía 7 años.

El ex fiscal estatal para el condado de Litchfield Frank Maco dijo en una entrevista telefónica con The Associated Press que las acusaciones de la hija adoptiva de Allen y la actriz Mia Farrow expiraron hace por lo menos 15 años. Maco concluyó en 1993 que carecía de pruebas para procesar a Allen. El fiscal se jubiló en 2003.

Un vocero del Departamento de Justicia Penal de Connecticut dijo que la fiscalía no volverá a examinar el caso a menos que se lo pidan.

Dylan Farrow renovó sus acusaciones contra Allen en una carta abierta al diario The New York Times publicada el sábado, en la que decía que él la atacó sexualmente cuando tenía 7 años. En la carta, Dylan Farrow ofreció sus primeras declaraciones en público sobre el incidente ocurrido en 1992. La joven dijo a Nicholas Kristof, columnista de la sección de opinión del diario, que el hecho de que Hollywood siga acogiendo a Allen la llevó a retomar el caso.

Farrow dijo que decidió hablar al respecto luego de que Allen fuera galardonado recientemente con un premio por su trayectoria en la entrega de los Globos de Oro.

The New York Times informó que Allen se negó a hacer declaraciones al respecto. Además, los representantes del director y de su ex pareja Mia Farrow no respondieron a las peticiones de comentarios hechas el sábado por The Associated Press.

En la carta, Dylan Farrow sostiene que en 1992, en la casa de la familia en Connecticut, Allen la llevó a un “ático oscuro parecido a un armario” y “luego abusó sexualmente” de ella. Farrow no detalló las acciones de Allen, pero describió otras conductas de abuso. “Desde que tengo memoria, mi padre ha estado haciéndome cosas que no me gustaban”, dijo.

La carta, sumada a tuits de la actriz Mia Farrow y de otro de sus hijos, Ronan Farrow, desató una tormenta en las redes sociales después de que Diane Keaton recibiera en nombre de Allen un premio a la trayectoria en la reciente entrega de los Globos de Oro.

Cate Blanchett, protagonista de una de las últimas películas de Allen, Blue Jasmine , dijo: “Obviamente ha sido una situación larga y penosa para la familia y espero que encuentren algo de paz”.

El columnista de The Wall Street Journal Tom Gara se refirió a la carta como “el fin de Woody Allen”. Pero otros, como el afamado cineasta Bob Weide, que acaba de filmar un documental sobre la vida de Woody Allen, salieron a defenderlo.

En un extenso artículo para www.thedailybeast.com , Weide afirma haber investigado a fondo la causa que se abrió contra Allen hace veinte años, en la que no se encontraron pruebas para acusarlo. Entre otros datos difíciles de explicar, menciona que el hecho habría ocurrido el 4 de agosto de 1992, casi cuatro meses después de que se revelara su relación con Soon-Yi.

“Si el testimonio de Mia fuera verdad -escribe Weide-, querría decir que en medio de un juicio por la tenencia de los chicos, durante el cual Woody tenía que observar el mejor comportamiento, en una casa que le pertenecía a su furiosa ex novia, llena de gente enojadísima con él, Woody, un conocido claustrofóbico, decidió (…) abusar de su hija.”

Según Weide, el testimonio y el comportamiento de Mia Farrow exhiben numerosas inconsistencias.

Legalmente, Woody Allen sigue siendo el padre adoptivo de Dylan (que ahora se hace llamar Malone, el año pasado fue diagnosticada con estrés postraumático y es una joven artista y escritora) y Moses, que a los 36 años es un cumplido fotógrafo. Según Weide, este último dijo estar reconstruyendo los vínculos con el director norteamericano.
Fuente: La Nación