El 23 de junio de 1993 la estadounidense Lorena Bobbit llegó a su límite: tras años de abusos y malos tratos, atacó a su esposo mientras dormía y le cortó el pene.

 

El 23 de junio de 1993 la estadounidense Lorena Bobbit llegó a su límite: tras años de abusos y malos tratos, atacó a su esposo mientras dormía y le cortó el pene. La noticia del caso recorrió el mundo y tras un muy difundido juicio, convirtió a ambos protagonistas en famosos.

Tras 21 años, Lorena dio una entrevista al programa Despierta América, del canal Univisión, donde contó las circunstancias que la llevaron a atacar a su marido. “Era algo inesperado, era una situación muy terrible, de abuso. Me encontraba totalmente sola y no sabía a dónde acudir”, dijo. “Yo no soy agresiva, no soy criminal, las circunstancias de abuso doméstico y tanta violencia que hubo ahí en mi hogar, cuando estuve casada con John, me llevaron a cometer esta acción”.

Durante el juicio, Lorena Bobbit sostuvo que John la sometía a abusos, pero que la noche en cuestión fue más allá y la violó. “Eso fue lo último que él hizo y entonces no sé cómo reaccioné y no sé cómo me fui directamente a su miembro”, sostuvo.

“Fue un momento de locura lo que me pasó por ser víctima de violencia doméstica”, dijo. “Me arrepiento sí, por haber pasado por algo así pero en realidad no tenía control”.

John fue operado durante más de nueve horas para reimplantarle el pene y se dedicó un breve tiempo al cine porno. Tras el divorcio, fue denunciado en varias ocasiones por episodios de violencia. Lorena fue declarada no culpable por encontrarse en un estado de emoción violenta. Y 15 años más tarde, en mayo de 2009, volvieron a reencontrarse con su ex marido en el programa “The Insider”, de la cadena estadounidense CBS. Fue su primera reunión desde su divorcio en 1995. Lorena volvió a casarse y tiene una hija de ocho años. Asegura que su marido “siempre ha dormido tranquilo a mi lado, yo siempre he dormido tranquila a su lado. Es una relación muy bonita de afecto mutuo, respeto”.

 

Fuente: La Capital