12.2 C
Santa Fe
martes 21 de septiembre de 2021

Una nueva hora comienza en la justicia santafesina

Te puede interesar

Desde el primer minuto de este lunes, los delitos cometidos en el territorio santafesino serán investigados bajo un sistema más moderno, más ágil y también más transparente. Después de 7 años de sancionada la ley, que establece un nuevo proceso penal, todavía existen falencias y preocupaciones frente al nuevo al nuevo paradigma, que serán subsanadas sobre la marcha. También esta semana se tomarán medidas importantes en causas emblemáticas como la de Los Monos, en Rosario. El rol de la Brigada de Judiciales en los últimos tiempos. La partida de Jorge Barraguirre y sus posibles reemplazantes.

 

 

Desde las cero horas de este lunes ya nada será igual. No desminuirá el delito per se, no desaparecerá la inflación ni los problemas familiares, ni la violencia desmedida narco. Pero el código procesal penal santafesino será colgado de un cuadro en el museo de los anacronismos judiciales. Aunque existirá un largo período del denominado “Proceso de conclusión de causas”, que deberán juzgar todas aquellas investigaciones abiertas –son miles- en años y años de litigios escritos, engorrosos y alejados de la gente.

El nuevo sistema, que tuvo su kilómetro cero en 2007 cuando la Legislatura santafesina lo sancionó, arrancará con ciertas desventajas: no se han nombrado a todos los funcionarios necesarios para cubrir el nuevo esquema de demandas, no cuenta con la mejor infraestructura –tampoco es mala la que hay- y la policía judicial ya generó los primeros chispazos entre el Ejecutivo y el flamante Ministerio Público de la Acusación en cuanto a la designación de sus jefes y el veto de una ley que le brindaba herramientas autónomas.

Los nuevos institutos creados son realmente alentadores. No sólo se protege más y mejor a la víctima, que tendrá la oportunidad histórica de ingresar al proceso como querellante, sino que además el imputado reconocerá mejores garantías. Será menos fácil –se verá si menos frecuente- que la policía marque la cancha siempre con el sumario prevencional, y sobre todo será vital saber que el fiscal tiene gran cuota de responsabilidad en garantizar el éxito de la pesquisa. Se incorporan figuras que refrescan la justicia, como los Centros de Asistencia Judicial –que ya estaban en funcionamiento- y los esquemas de protección a la víctima. Todas las audiencias serán orales y esto agilizará más el proceso. (Ver en archivo adjunto todas las herramientas del nuevo sistema).

Dos décadas después de que una comisión de expertos haya considerado que era necesario un cambio en la forma de investigar y juzgar los delitos en Santa Fe, se producirá entonces un cambio de paradigma. Atrás quedan los esfuerzos denodados de la corporación judicial – política (sobre todo reutemanista) por evitar los cambios. Sorprende hoy la posición reformista del presidente de la Corte Suprema de Justicia de la provincia, Rafael Gutiérrez, que hasta no hace muchos años integraba la mesa del “Grupo Resistiré”, que encabezó el ex Procurador de la Corte –fallecido – Agustín Bassó.

 

Las causas residuales y la salida de Barraguirre
El nuevo sistema penal tendrá vigencia desde la hora cero de este lunes y, por consiguiente, existirán un número abultado de causas en trámite que deberán resolverse en el viejo sistema, escrito, inquisidor y hasta inconstitucional (como lo planteó exitosamente el condenado juez penal de General López Carlos Fraticceli). Entre las causas emblemáticas –y/o recientes- que quedan en ese esquema se cuentan: inundaciones 2003 en Santa Fe, el clan de Los Monos en Rosario, la balacera en la casa del Gobernador, la explosión por fuga de gas en un edificio de calle Salta de Rosario, el crimen del empresario investigado por narco Luis Medina, la violencia gremial de la Uocra y los hermanos Araya en Santa Fe y la rebelión policial de diciembre pasado, entre otras. Todas estas causas fueron seguidas de cerca por el actual Procurador de la Corte , Jorge Barraguirre, que deja el cargo el 28 de febrero. El que lo reemplace deberá tener la impronta que demostró tener Barraguirre. Ágil, eficiente, todo terreno y dedicación full time. Capaz de sacudir la modorra de los perezosos y equilibrar intereses de la familia judicial, que más de una vez funciona como un embudo. El Procurador volverá a la arena de la litigación internacional, donde comenzó a destacarse hace una década preparando estrategias de defensa ante el Ciadi. En el Gobierno se está más cerca de definir su reemplazo desde el registro de la política, respetando acuerdos partidarios que muchas veces se transforman en compartimentos estancos sin poder de fuego y mucho menos sin autonomía. Entre los nombres que barajan desde un sector del Gobierno se cuentan a Dalmacio Chávarri (Iba a ser el Fiscal de Estado de Binner en 2007, pero renunció antes de asumir), Mariano Candioti, de la UNL , fue consejero de la Magistratura a nivel nacional y es actualmente secretario de Justicia de la provincia. Tiene buen consenso entre los partidos que conforman el Frente Progresista. El tercero, con menos chances, es el actual decano de la Facultad de Derecho de la UNL , José Benvenutti. Otro sector del Ejecutivo, más afín con los lineamientos que trazó Barraguirre con los fiscales provinciales propondrían a María Eugenia Iribarren (actual fiscal de Cámara en Rosario, hija del ex ministro de la Corte ) o a Guillermo Camporini (también Fiscal de Cámara en Rosario). Los más cercanos al gobernador son renuentes a darle ése espacio a un integrante de la familia judicial, aunque reconocen que el principal problema de violencia criminal está en Rosario, donde ellos se desempeñan actualmente.

 

Monos encerrados

 

 

Esta semana el juez de instrucción de Rosario Juan Carlos Vienna clausurará la causa que abrió hace un año por el crimen de Martín “Fantasma” Paz, un joven de 28 años que fue acribillado a balazos a plena luz del día en Rosario en septiembre de 2012. Paz, que tenía contactos narcos, desencadenó una pesquisa que activó Vienna con ayuda de 4 fiscales rosarinos, que sacudió la armonía de su despacho y de varias dependencias dentro de la policía. El expediente reveló la connivencia policial con esquemas y estructuras violentas, dedicadas a matar gente, brindar seguridad a narcos y barra bravas y, sobre todo, vender cocaína en una amplia geografía de Rosario. Un caso emblemático en este sentido es el del sargento Juan “Chavo” Maciel, informante de Los Monos y beneficiario económico de la violencia desmedida y criminal. Maciel, que reportaba en la estructura de la Secretaría de Delitos Complejos, será uno de los alcanzados por los procesamientos de Vienna que, según se pudo saber, serán cerca de 40. Como un punto discutible del trabajo del magistrado, aparece el cheque en blanco que con su confianza le extendió a la División Judiciales de la URII de Rosario, liderada por el comisario Cristian Romero Giraudo. La dependencia estuvo a cargo de la transcripción de las escuchas telefónicas, de gran parte de los informes de inteligencia elevados al juez y del grueso de los allanamientos. Las críticas a sus integrantes (los comisarios José Ramonda, Luis Quevertoque, Raúl Saccone) se amplificaron con dos intervenciones recientes. Una fue la referida a la fuga de un integrante de la banda de Los Monos de la Brigada de Judiciales de Rosario y, la segunda, a la “visita” que hicieron los hombres de Romero a la casa del asesinado Luis Medina, el sábado 4 de enero pasado, en forma irregular, lo que generó la apertura de una causa judicial en San Isidro. La vivienda de Medina, asesinado en el epílogo de 2013, iba a ser allanada el lunes 6 por la Agrupación Unidades Especiales de la URII y por las Tropas de Operaciones Especiales. ¿A qué fueron los hombres de Romero entonces a Pilar?. La respuesta del propio jefe brindada el miércoles pasado en el despacho de la jueza Alejandra Rodenas (que investiga el asesinato de Medina) no esclareció mucho. “Nosotros estábamos investigando a Medina en la causa 913 (de Los Monos) y le llega al personal a mis órdenes, concretamente a Ramonda y Quevertoque, que a partir del testimonio del padre de Justina Pérez (padre de la novia de Medina, también asesinada) se podían tomar fotos de la casa del country (…) el personal policial se trasladó a Buenos Aires y se fue con salida en el libro de guardia. Lo hizo con conocimiento mío y del Jefe de la Policía de la Provincia ”, declaró Romero. En otro tramo de su exposición, el comisario dijo que “tenía entendido que el padre de la chica muerta no confía en el personal de ( la División ) Homicidios”. Romero justificó el envío de tres policías a su cargo a Pilar diciendo que “teníamos información que Luis Medina podría tener ocultadas en su casa de Pilar a personas investigadas en la causa 913” .

REFORMA PROCESAL PENAL

 

Autor: Héctor Martín Galiano

[comentarios]

Últimas noticias