“La paz y el respeto a las democracias debe ser en todas partes y para todos”. Con esa frase, la presidenta Cristina Kirchner se refirió hoy a la crisis en Venezuela. En un acto en Florencio Varela, transmitido por cadena nacional, la mandataria pidió “respeto”.

 

 

“Lo hemos hecho cuando estuvo en peligro la democracia en Bolivia, en Ecuador; extendemos nuestra mano solidaria a todo el pueblo venezolano, recordando que no hay nada más importante -haya votado como haya votado- que el respeto a la democracia y a la paz”, sostuvo.

 

“Respetar la democracia es respetar la vida”, insistió. Después, sin nombrar a la oposición, la Presidenta habló de los resultados electorales. “Las elecciones son así: se ganan o se pierden, pero no se puede poner en vilo a un país, a una región, que ha sido declarada hace muy poco tiempo como una región de paz”, aseguró.

 

Además, la mandataria dijo que “las manifestaciones verbales o políticas que cada uno tiene derecho a hacer se pueden hacer sin violencia y sin agresión”, en una crítica indirecta al líder piquetero Luis D’Elía, quien esta semana habló de “fusilar” al dirigente opositor venezolano Leopoldo López.

 

“La violencia engendra siempre mayor violencia”, lanzó la Presidenta. “Tenemos que ser todos más tolerantes con nuestra lengua y acciones, no seamos tontos, por favor, seamos inteligentes y ayuden a contribuir esa paz”, pidió.

 

El acto. La jefa de Estado encabezó este mediodía un acto en Florencio Varela que estaba originalmente programado para ayer a la tarde y que fue pospuesto por “inclemencias climáticas”. El discurso de la mandataria fue transmitido por cadena nacional.

 

La Presidenta estuvo acompañada por el vicepresidente, Amado Boudou; el ministro de Economía, Axel Kicillof; el gobernador de Buenos Aires, Daniel Scioli; el secretario General de Presidencia, Oscar Parrilli, entre otros funcionarios.

 

Apenas comenzado el acto, Cristina Kirchner estableció videoconferencias con Ezeiza, Salta y Córdoba. Luego fue el turno del intendente anfitrión, Julio Pereyra, mandamás de Florencio Varela desde 1992.

 

La jefa de Estado entregó en forma simbólica el primer plan Progresar (600 pesos mensuales para jóvenes que no estudian ni trabajan).

 

 

Fuente: La Nación