Lució un super escote en la primera gala de “American Idol”. Y aprovechó para promocionar sus programas.

 

Si hay algo de lo que no se puede acusar a Jennifer López es de no ponerle el cuerpo a sus emprendimientos. Lo demostró el martes, cuando para la primera gala en vivo de esta temporada lució un vestido mini azul ultra escotado, del estilo del verde de Versace que la lanzó a la fama mundial en aquel Grammy 2000.

American Idol lleva 13 años coronando cantantes amateurs, pero últimamente (desde que Simon Cowell dejó de ser jurado en 2010) ha empezado a bajar en rating. Se dice que los productores le tuvieron que pagar 20 millones de dólares este año a Jennifer López para que vuelva como jurado (lo había sido en 2011 y 2012), después de no haber querido darle un aumento el año pasado y haber contratado a Mariah Carey en su lugar. Las peleas entre Carey y Nicki Minaj mandaron en picada al programa, y ahora ella es “la salvadora”, acompañada por los cantantes Keith Urban y Harry Connick Jr.

A pesar del sugerente vestido (que le gana en clase a los escotes que Christina Aguilera ha llevado a The Voice o La voz), los números no crecen aunque sí los comentarios en las redes sociales. El miércoles, a la altura de la segunda gala, por primera vez en la historia de la serie de Joe Mantegna Criminal Minds, que debutó en 2005, le ganó en rating a American Idol, aunque raspando, 9,9 sobre 9,8 millones de televidentes para el reality.

El jueves, para la tercera gala, la cantante estrenó otro vestido impactante, esta vez sin espalda. Pero al parecer la selección de participantes estuvo floja, y los 13 candidatos a pelear por el voto del público este año no están convenciendo lo suficiente. Como si fuera poco, el lunes vuelve Shakira como jurado en la sexta temporada de The Voice, un show que le agregó frescura a las competencias musicales y hace que el veterano American Idol sangre por la herida.

Tampoco es que L Jo se lo va a tomar como algo personal. A los 44 años, espléndida, cosechando cheques multimillonarios por ir a juzgar gente (dicen los productores que el público la ama por sus críticas constructivas), Jennifer contó en la presentación de este año del reality que había dudado mucho antes de aceptar porque está muy ocupada. Prepara su octavo álbum de estudio, un par de películas y, con su empresa Nuyorican Productions, produce el programa The Fosters, sobre una familia multiétnica alrededor de una pareja de lesbianas. Ahora, además, hasta tiene su canal propio, NUVOtv, con programas en inglés producidos por Nuyorican para jóvenes latinos, y que llega en el cable a 33 millones de hogares. El martes lanzaron dos ciclos: uno para darle oportunidad a guionistas, actores y cineastas independientes, y el otro con DJs donde se hablará de todo lo que está a la moda.

Como Jefa Creativa del canal, Jennifer le aseguró a TV Guide que quiere convertirlo en un nuevo MTV (para latinos) y que cuando empiecen a hacer ficción, en dos años, van a conseguir un éxito como Mad Men o Homeland, nada menos. Es una propuesta ambiciosa, como ella. ABC Family le renovó The Fosters por otra temporada. Por ahora esos números sí la acompañan.

 

Fuente: Clarin Digital