El intendente de Santo Tomé, Fabián Palo Oliver, se refirió esta mañana al desarrollo de la negociación paritaria municipal y al paro de 72 horas que llevan adelante los trabajadores municipales de toda la provincia agrupados en FESTRAM.

 
Al respecto, el mandatario lamentó que “todavía no hayamos podido arribar a un acuerdo” y sostuvo que “si uno evalúa las propuestas de ambas partes se podría decir que no estamos muy lejos, pero lo cierto es que cuando está en juego la administración de fondos públicos, y más en un año con cierta incertidumbre económica, no es fácil acercar las posiciones”.
Más adelante, Palo Oliver señaló que “hay un grado de inflexibilidad de la dirigencia sindical ya que los intendentes hemos efectuado en el día de ayer un ofrecimiento que entendemos que es importante, consistente en un incremento salarial de entre un 27% y un 30% a pagarse en dos cuotas, garantizando el porcentaje mayor para las categorías más bajas”.
“Es una propuesta similar a la que ha hecho el Gobierno de la Provincia y que han aceptado los empleados de ATE y UPCN, restando saber si será aceptada por los trabajadores de la educación”, explicó el intendente. “El ofrecimiento también contempla dejar las paritarias abiertas para volver a sentarnos a mediados de año, a fin de evaluar la evolución de la inflación y, si hiciera falta, mejorar la propuesta inicial”, agregó.
“Tal como lo hemos sostenido siempre, nosotros creemos firmemente en que los salarios de los trabajadores deben recuperar su poder adquisitivo. Pero, al mismo tiempo, entendemos que debe haber responsabilidad de la conducción sindical para contemplar las posibilidades reales que tienen los municipios”, aseguró el titular del gobierno santotomesino.

“La respuesta no puede ser el paro permanente”
Por otra parte, luego de recordar el pedido de conciliación obligatoria realizado por los intendentes y presidentes comunales, Palo Oliver afirmó que “es un momento difícil para los gobiernos municipales. A las 72 horas de paro ya dispuestas en el mes de febrero se le suman las continuas lluvias e inclemencias meteorológicas que no nos han permitido trabajar más de dos días seguidos en algunos servicios, generando numerosos reclamos en rubros como el desmalezado y el mantenimiento de calles”.
“En lo personal, y con todo el respeto que me merecen los dirigentes sindicales, siempre he sido muy crítico de esta metodología del paro permanente que parece estar arraigada a nivel cultural. Vale reflexionar que hemos estado reunidos en tres oportunidades y ya tenemos 72 horas de paro contando las de esta semana, por lo que la discusión se termina dando en un marco extorsivo”, resaltó el mandatario.
“En un país donde en los últimos años hubo una recuperación salarial que no reviste antecedentes, donde los trabajadores han podido acceder a bienes y servicios, es necesario que todos entendamos que el salario se debe recuperar pero que también las arcas públicas tienen un límite y no podemos ocupar todo el dinero para pagar sueldos. También hay que prestar servicios y hay que hacer obras públicas. Por ello, si la respuesta permanente es el paro, la verdad es que las paritarias dejan de tener sentido”, consideró el intendente.
“Esperemos fervientemente que cuando nos volvamos a sentar en el Ministerio de Trabajo, una vez que finalice esta medida de fuerza, podamos llegar a un entendimiento con la representación gremial”, concluyó.