Sin acuerdo durante la instancia de mediación, la ex pareja llevará a Tribunales las condiciones en se dividirán los bienes.

 

Tal como se esperaba, los abogados de María Eugenia Ritó y Marcelo Salinas no consiguieron llegar a un acuerdo. Por eso, lo que en un principio parecía una separación “en buenos términos” terminóen un divorcio controvertido que tendrá su definición en Tribunales.

La cuestión en discusión es la cuota alimentaria que la vedette le reclama a su ex marido, en especial a partir de la internación voluntaria que está llevando adelante para recuperarse de su adicción a las drogas. Pero los abogados de Salinas fueron contundentes: solicitaron que se declarara la “insanía” de Ritó para demostrar una supuesta incapacidad para administrar bienes.

Lo cierto es que, superada la instancia de mediación, el divorcio se definirá a través de un juicio que, seguramente, no pasará mediáticamente inadvertido.

 

 

Fuente: Personajes.Tv