Se están chequeando las imágenes obtenidas para ver si son compatibles con el avión que desapareció hace dos semanas tras partir desde Kuala Lumpur con rumbo a Pekín. Había 239 personas a bordo.

Oficiales malasios revelaron este sábado que el gobierno chino investiga nuevas imágenes satelitales de posibles restos del avión de Malaysia Airlines en el sur del Índico, que confirmarían la “pista australiana” que se sigue actualmente y que, a tres días de conocerse, conmovió al mundo y cambio el eje de búsqueda.

Durante la habitual conferencia de prensa del ministro de Transporte de Malasia, Hishammuddin Hussein, éste detalló que los restos tienen un tamaño de 30 metros por 22, una medida confirmada por la agencia china Xinhua pero reducida a 13×22 según CCTV, la televisión estatal china. También sostuvo que espera que el gobierno de Pekín de más detalles este sábado. CCTV ha subido esta imagen a su cuenta de Twitter.

twitter

Esta es la segunda vez que se anuncia un hallazgo similar desde China. En la primera oportunidad, la versión se desmintió poco después, pero en este caso se espera que las autoridades den más detalles.

Por el momento, la búsqueda es infructuosa en el sur del Índico, hacia donde se dirigen navíos desde que un satélite australiano captó imágenes compatibles con supuestos restos del vuelo.

Un operativo internacional, coordinado por Australia, rastrea una extensión de 36.000 kilómetros cuadrados en el sur del océano Índico para buscar al menos dos objetos que podrían pertenecer a los restos la aeronave desaparecida.

La pista del simulador se enfría

Los investigadores que han examinado el simulador de vuelo encontrado en la casa del piloto de Malaysia Airlines, Zaharie Ahmad Shah, no han encontrado ninguna evidencia sospechosa, informaron fuentes policiales

Desde que se conoció el cambio de rumbo de la aeronave y el apagado de los sistemas de comunicaciones, Zaharie y el copiloto, Fariq Ab Hamid, se convirtieron en sospechosos de un posible secuestro del avión.

Tras registrar la casa de ambos, las autoridades encontraron el simulador en el domicilio del piloto, de 53 años y con más de 30 de experiencia, un aparato que él mismo ha creado y cuya existencia reveló en un foro cibernético.

No obstante, los expertos han investigado el dispositivo sin encontrar nada sospechoso, aunque aún queda por analizar un disco duro que las autoridades malasias han enviado a expertos del FBI.

Los datos de este disco duro, conectado al simulador, fueron borrados el pasado 3 de febrero, semanas antes de la desaparición del vuelo MH370.

 

Fuente: Infobae