La empresa admitió que el siniestro “afectó la totalidad de la planta”. Diecisiete personas resultaron heridas, ninguna de ellas de gravedad. Cortaron la ruta 40 por falta de visibilidad. Temen que el derrame contamine el río Grande.

La explosión se produjo en un tanque depósito de petróleo que había comenzado a arder ayer al mediodía, en la planta de despacho de crudo Cerro Divisadero, cerca de la localidad de Bardas Blancas.

“En la mañana de hoy, y como consecuencia de la temperatura, las paredes del tanque cedieron afectando la totalidad de la planta”, explicó YPF en uno de los tres comunicados que emitió. Fuentes de la empresa detallaron a Infobae que “los tanques más complicados son dos” y que albergaban 13.935 metros cúbicos de petróleo.

La petrolera agregó que “todo el personal ha sido evacuado” y que “la actividad en las instalaciones cercanas, con riesgo de afectación, fueron paralizadas preventivamente”.

El director del Hospital Regional de Malargüe, Genaro Gerbaudo, dijo a El Sol Online que son 17 las personas que tuvieron que ser atendidas en la guardia a raíz de la explosión. De ellos, cinco permanecen internados, aunque su vida no corre peligro. “Dos presentan quemaduras leves y los otros tres tienen síntomas respiratorios y están con oxígeno en salas comunes”, explicó.

Las instalaciones afectadas corresponden a una de las 37 plantas de tratamiento de crudo que tiene YPF en todo el país. Allí recibe la producción de 10 yacimientos de la zona de Malargüe y se la acondiciona para ser enviada a las refinerías.

“YPF montó un operativo en forma conjunta con las autoridades provinciales y nacionales, que cuenta con autobombas, camiones cisternas, bombas de impulsión de agua, camión espumigeno, camiones de aspiración de fluidos, 1 helicóptero y 6 aviones (4 hidrantes y 2 sanitarios) y 3 ambulancias con personal médico”, informó la petrolera.

“Al momento, los aviones hidrantes actúan para combatir el incendio, mitigando así el humo y la alta temperatura. Están preparados para diseminar espuma que es un producto especial para sofocar los incendios”, agregó la empresa, que inició una investigación para determinar las causas del siniestro.

Según Los Andes, por el calor y el humo, los bomberos y brigadistas no se pueden acercar a menos de 500 metros de la planta. Trabajaron con máquinas para hacer terraplenes y evitar que el crudo contamine el río Grande.

El comandante principal Abel Luis Sarate, del Escuadrón 29 de Malargüe de Gendarmería, dijo que los puesteros de los campos aledaños fueron evacuados y que se cortó la ruta 40, a la altura del empalme con la 186, ya que el humo dificulta la visibilidad en la zona. Por eso, no se puede acceder a algunas localidades y puntos turísticos, como Laguna de Llancanelo, Volcán Malacara, Cascada de Manqui Malal, Turcará, Caverna de las Brujas y Paso Pehuenche, así como al camino hacia Neuquén.

“Una vez controlado el fuego podrá evaluarse el impacto ambiental del siniestro e iniciarse la inspección para evaluar trabajos y remediación de daños”, señaló en un comunicado el ministro provincial de Tierras, Ambiente y Recursos Naturales, Guillermo Elizalde, quien recorrió la zona en helicóptero y se sumó al comité de crisis que trabaja en Bardas Blancas.

 

Fuente: Infobae