Lo expresó el presidente de la Corte Suprema de Santa Fe, Rafael Gutiérrez, en torno a los recientes hechos vinculados al narcotráfico y a los ataques que sufrieron miembros del Poder Judicial. En la víspera se realizó en Rosario un acto institucional en apoyo al juez Juan Carlos Vienna y el fiscal Guillermo Camporini.

Rafael Gutiérrez (LT10)

“Indudablemente, están intentando crear temor en los jueces y fiscales que están investigando. Esta trama de delincuencia no tan común es bastante complicada, porque hay una mezcla de delincuentes comunes, narcotráfico y un montón de cosas importantes. Por eso, el motivo del acto por la solidaridad con el juez y el fiscal amenazados fue dar una respuesta institucional, había representantes de los tres poderes del Estado para garantizar que en este camino no hay retroceso, por lo menos por parte del Poder Judicial”, esgrimió el titular del máximo Tribunal santafesino, este miércoles en comunicación con LT10.

 

En ese marco, Gutiérrez hizo hincapié en la necesidad de articular fuerzas entre el área de Seguridad y el propio Poder Judicial. “Esto tiene que ver con una articulación del gobierno nacional, provincial y de los tres poderes del Estado, pero cada uno en su órbita de competencia”, señaló y apuntó a la “colaboración mutua entre el Poder Judicial Federal, el provincial, y también las fuerzas de seguridad”. En tal sentido, enfatizó: “Este flagelo se combate con la ley y también con fuerzas especializadas en este tema, sino estamos complicados”.

 

A propósito, el presidente de la Corte recalcó la necesidad de mancomunar la tarea de investigación en torno al narcotráfico, teniendo en cuenta que se trata de un delito federal. “Hay una mezcla de delitos comunes y de delitos federales, por eso digo que tiene que haber un vínculo entre los poderes, cada uno manteniendo su competencia”, definió.

Por su parte, en su presencia en los estudios de Canal 13 para el programa Santa Fe Directo, Gutiérrez ratificó que, tal como lo comentó el gobernador de la provincia, parte de esta problemática, fundamentalmente en la zona sur, “ha sido la policía”. Además aseguró que combatir la situación, debe ser “una política de estado”.
Finalmente aclaró, más allá que en el fuero penal “siempre hay en mayor o menos medidas amenazas”, la situación actual “está pasando de castaño a oscuro” ya que esto “repercute en la familia, porque esta gente apunta a los lugares donde a uno más le duele”.