Con un gol de Lucas Landa, el equipo de Diego Osella se impuso 1 a 0. En el cierre del partido, Germán Montoya le atajó un penal a Alejandro Barbaro.

En el Brigadier General Estanislao López Colón de Santa Fe recibió a All Boys con la intención de volver a la cima del campeonato. El pretensioso objetivo de llegar a lo más alto era, sin dudas, una meta superficial, dado que la verdadera pelea del “Sabalero” es la de mantener la categoría, y el equipo de Floresta era un rival directo al ostentar el mismo promedio en la lucha por evitar el descenso.

Con esquemas tan similares, los primeros 45 minutos se diluyeron en intentos absurdos, en los que la precisión fue una de las herramientas ausentes. El juego brusco, la pelota parada y los remates de larga distancia fueron los argumentos de los 22 protagonistas que realizaron un espectáculo muy pobre. El centro de Gabriel Graciani para Lucas Alario fue el ejemplo de las limitaciones ofensivas: el cabezazo del delantero murió en los guantes de Nicolás Cambiasso.
En el complemento, la decisión de Diego Ceballos de expulsar a Juan Cruz Careaga le facilitó el camino al combinado de Diego Osella. Con un hombre de más, el entrenador reemplazó a Cristian Sain por Martín Luque para llegar con más gente en el ataque. En tanto, los de Ricardo Rodríguez apostaban por demorar el ritmo del choque.

La diferencia de intenciones fue lo que llevó a que el combinado santafesino se ponga en ventaja. Una gran proyección de Graciani sirvió para que Lucas Landa anote el 1 a 0. El certero cabezazo del defensor hizo delirar a un público que tuvo que sufrir más de la cuenta para festejar.

 

 

 

Fuente: Infobae