Tras siete meses de relación, el actor le propuso casamiento a su novia, a quien conoció en octubre pasado en una reunión de amigos.

El soltero más codiciado de Hollywood finalmente encontró a su reina. El hombre que alguna vez sedujo a estrellas como Kelly Preston, Renee Zellweger, Teri Hatcher y la exluchadora Stacey Keibler parece estar listo para volver al altar. Después de un matrimonio de cuatro años con la actriz Talia Balsam –se separaron en 1993–, George Clooney (52) volvió a apostar al amor con la abogada libanesa Amal Alamuddin (36). Y lo hizo como una verdadera estrella de cine. Según fuentes cercanas, el 22 de abril el protagonista de La gran estafa le propuso casamiento de rodillas a su novia y le regaló un espectacular anillo de diamantes, de corte esmeralda, valuado en 750 mil dólares. La pareja, que se conoció hace poco más de siete meses durante un encuentro de amigos, enseguida compartió la noticia con su círculo íntimo. Al día siguiente, Clooney y su prometida brindaron en el exclusivo restó Nobu Malibu junto con Cindy Crawford y su marido, Rande Gerber, grandes amigos del galán. Tras oficializar el compromiso, las felicitaciones no tardaron en llegar. “George es una persona fantástica, es un hombre muy respetuoso y generoso. Creo que sin dudas va a vivir un gran matrimonio”, confesó días después su amigo y director Alfonso Cuarón, con quien compartió set en la multipremiada película Gravedad.

 

Si bien George más de una vez aseguró que no volvería a casarse, sin dudas la llegada de Amal a su vida rápidamente lo hizo cambiar de opinión. La letrada –que nació en Beirut y se educó en Oxford– tiene una brillante carrera en leyes: especialista en derecho internacional, recientemente representó al fundador de WikiLeaks, Julian Assange, además de haber asesorado también al exsecretario general de las Naciones Unidas, Kofi Annan. Nada mal para acompañar a una estrella.

 

 

Fuente: Hola. La Nación