Los abogados informaron que el vicepresidente registrará en audio y video su encuentro con el juez federal Ariel Lijo. También llevará un taquígrafo. El viernes el magistrado había rechazado la posibilidad de televisar en vivo.

El vicepresidente Amado Boudou no se da por vencido: quiere tener un registro fílmico de lo que suceda dentro del despacho del juez federal Ariel Lijo. Es por ello que esta mañana sus abogados presentaron un escrito en el que informaron que la declaración indagatoria va a ser grabada en audio y en video.

 

El viernes el magistrado federal ya se había pronunciado en contra de que el acto procesal sea transmitido en vivo por televisión, por lo que se prevé que también rechazará la grabación que promueve Boudou a través del equipo de SenadoTV, que ya se encuentra en las inmediaciones de los juzgados de Comodoro Py.

 

“Con la intención de no retrasar el acto y de no alterar la organización del juzgado, le adelanto que se procederá a grabar en audio y video la declaración con un sistema similar al que todas las Cámaras de Apelaciones y la Cámara de Casación Penal utilizan en todas las audiencias orales durante la instrucción”, surge en el escrito al que tuvo acceso Infobae.

 

Según el funcionario, el pedido es por “decisión personal” y con la “finalidad de preservar un acto de defensa, en función de la gravedad institucional” que significa que el vicepresidente esté imputado en un proceso judicial.

 

“De forma complementaria, solicito al juez que se autorice que la declaración sea seguida y registrada por un taquígrafo. En este sentido para facilitar la implementación de esta medida que permitirá reflejar todas las manifestaciones de forma textual, se ofrece el taquígrafo oficial del Senado de la Nación”, agregó Boudou.

 

Está previsto que Boudou declare a las 11. Allí deberá ratificar o rectificar la nulidad planteada por sus abogados. Luego deberá informar si va a declarar o si presentará un escrito. En el medio surgirá la polémica por la grabación de la audiencia: el vicepresidente está convencido de que no se puede negar el registro de sus palabras.

 

 

Fuente: Infobae