El actor trasandino habló de su separación de Juana Viale en la revista Caras de Chile. Allí confesó que están viviendo en casas separadas y que mantienen una buena relación. Además, también le dedicó unas palabras a Luis Ventura.

Ya lo había adelantado Mirtha Legrand pero ninguno de los dos protagonistas se había expresado al respecto. Hasta ahora: Gonzalo “Manguera” Valenzuela (36) reconoció por primera vez estar separado de la actriz Juana Viale. Ambos terminaron su relación luego de nueve años y dos hijos: Silvestre (6) y Alí (2). La familia se completaba con Ambar (12), la hija que Juanita tuvo con el músico Juan De Benedictis.

 

Manguera no dio los motivos de la separación, pero tuvo buenas palabras hacia su ex: “Conocí a una persona de la que me enamoré, tuvimos hijos, lo pasamos la raja, y ya no estamos juntos; no sé qué pasará mañana ni pasado”. Sin embargo, a la hora de la verdad, fue contundente: “El límite de una relación es cuando no te hace bien”.

 

El actor trasandino rompió el silencio y habló sobre todas las crisis que tuvo con la nieta de Mirtha Legrand. “Nosotros nos separamos una vez (2009) como seis meses y ahora, nunca antes en estos nueve años. Todo el resto es mentira”, dijo. Algo que sorprende, ya que Juana fue descubierta por los fotógrafos en el 2011 a los besos en un auto con el ex ministro de Economía Martín Lousteau. Y, luego de eso sufrieron la pérdida de un hijo, Ringo. Pero salieron a flote y al poco tiempo volvieron a ser padres.

 

El límite de una relación es cuando no te hace bien”, afirmó Manguera cuando contó el final con Juanita

 

“Tuvimos un matrimonio precioso… Y si nos hicimos daño, nos equivocamos y si pasaron un millón de cosas, tiene que ver con la naturaleza del ser humano que es equivocarse y aprender. ¡Uno tiene derecho a errar! El que no lo entienda así, ¡está frito! Es muy importante que la gente entienda que nadie nos puede quitar el derecho al error; quien no lo haga, no aprende.”, dijo el actor a la revista chilena.

 

“A mí me funcionó muy bien mi matrimonio, ahora si uno se basa en las reglas de la Iglesia Católica ´de que es para toda la vida y hasta el lecho de muerte´, claro, fracasamos, pero no eran mis reglas”, dijo y dejó en claro que no ve la separación como un fracaso: “El nuestro fue un matrimonio muy lindo, de muchos años, de gran comunicación; no veo ningún fracaso”.

 

 

Actualmente, Juana vive en una casa con los tres niños y él en el departamento que tenía antes de conocerla. “La tenencia es compartida. Nos llevamos muy bien. Los suelo pasar a buscar, y ahí vemos en qué casa se quedan a dormir. Por el momento eso fluye muy bien”, aseguró.

 

“Chile es amigable, y le ofrece a ella muchas oportunidades de trabajo, está contenta. Está todo súper tranquilo, y los niños, ¡la raja!, felices, entusiasmados. Hago un trabajo como papá súper personal con cada uno. A la mayor (hija de Juana) por su personalidad matea y disciplinada la metimos a la Alianza Francesa; con Silvestre, optamos por la educación Waldorf que me tiene encantado: le ha hecho increíble, probé en varios lugares, y al final encontramos su espacio”.

 

La tenencia es compartida. Nos llevamos muy bien. Los suelo pasar a buscar, y ahí vemos en qué casa se quedan a dormir”, relató sobre la relación con sus hijos.

 

 

Además, le dedicó unas palabras a Luis Ventura, a quien enfrentó durante la crisis que tuvo luego del affaire de Juanita con Lousteau: “Ya era degenerado lo que hacía. Y hoy ese tipo ahora está en Buenos Aires todo cagado, con 50 demandas, en la ruina y con riesgo de ir preso, creo que anunció que se retira… Yo, en cambio, con trabajo y con una vida que me sigue dando puras alegrías”.

 

 

Fuente: Clarín