Jermias Sulam, estudiante santafesino que realiza un doctorado en Ciencias de la Computación en Haifa, Israel, mantuvo una comunicación esta mañana con el programa “Santa Fe Directo” que se emite por Canal 13.Vive en una ciudad ubicada al norte del país, a unos 150 kilómetros de Gaza, lo no que se considera como la primera línea de fuego. Según explicó, la localidad en cuestión se mantuvo, hasta ahora, al margen de la situación, pero la semana pasada volvieron a sonar las sirenas de alarma, por lo que se habilitaron nuevamente los refugios antibombas.
“Los canales oficiales de comunicación están al rojo vivo y todo el mundo está prendido de las noticias gran parte del tiempo”, describió Jeremías. Según dijo, en esa parte del país, “la situación es bastante tranquila, a punto tal que cualquier persona que llega no podría darse cuenta con facilidad de que se trata de un país en guerra”. De todos modos, indicó que el día en que volvieron a sonar las alarmas, “la gente sabía que tenía como mucho un minuto y medio para llegar hasta los refugios”. No obstante, reconoció que la actividad militar es mucho más feroz en ciudades como Tel Aviv.
En cuanto a la percepción que los israelíes tienen del conflicto, comentó que “el país tiene todo el derecho de proteger a sus ciudadanos (…) frente a los misiles que llegan a varios puntos del país”, incluso hasta algunos que hasta hace poco no alcanzaban.
Por otra parte, comentó que se estableció un alto el fuego desde las 10 de la mañana para que los cuerpos de paz que están en la zona puedan concretar tareas humanitarias, es decir reparto de medicamentos, alimentos y agua potable.