En una entrevista con El Diario de Mariana, la joven de 24 años contó cómo se siente tras pasar una noche detenida por la denuncia de hurto que le hizo Diego Maradona en Dubai.

 

Rocío Oliva está muy dolida con Diego Maradona. Todavía no puede creer cómo su ex pareja le “hizo una cama” para que quede detenida en Ezeiza cuando volvía de Brasil por culpa de la denuncia de hurto que su ex realizó en Dubai. A un día de recuperar su libertad, la joven de 24 años dijo que no quiere saber nada con él. “Siento decepción”, aseguró en El Diario de Mariana.

 

“Mi tema hoy es ocuparme de mi salud y de mi libertad. Lo último que quiero es ser extraditada a Dubai, No volver a pasar la pesadilla horrible que pasé que no me la voy a olvidar nunca”, agregó, entre lágrimas, cuando habían pasado varios minutos de la nota que se realizó en la casa que el Diez le compró a su familia.

 

Ante la pregunta de los panelistas de Mariana Fabbiani, Oliva respondió que no cree que él se vuelva a comunicar con ella: “No creo que le dé la cara para llamar”.

 

Oliva recordó su última aparición en el programa de El Trece, luego del encuentro que había tenido con Maradona desde Brasil. En ese momento, ella había asegurado que tenía el permiso de su ex de contar que se habían visto en el hotel y habían pasado varios días juntos. Después de eso, vino la detención. “Yo considero que todo lo que dije fue lo que él había pedido. Que trate de aclarar las cosas, que yo había hablado, que aclare el tema, todo lo que uno puede haber dicho”, expresó.

 

Y además de repetir que ella no le robó nada, reveló que Diego tiene una informante llamada Maia que, según la joven, “molesta hace bastante” y le pasa data incorrecta de Oliva al ex futbolista. “Yo quiero dar el número de teléfono de esta chica, quiero sacarle la careta”, amenazó y acto seguido, ante la sorpresa de la conductora, dictó su número en vivo.

 

 

Fuente: Infobae