Dos días después de debutar con su ciclo en la temporada 2014, la diva anticipa que el año próximo no regresará a la pantalla.

 

Susana Giménez habló ayer con su amigo Dady Brieva en el programa que él conduce en radio América (Dadyman, de 12 a 14). La diva le contó al ex Midachi las sensaciones que tuvo en el debut de su ciclo en Telefe el miércoles pasado, y anticipó que en 2015 no estará en televisión.

 

“A pesar de que el programa salió muy bueno, prolijo y tenía ganas de volver, ya estaba aburrida en casa. Es un horario en que estoy solita, tranquila, no compito con nadie”, contó relajada. Y adelantó, a pesar de que acaba de debutar, que “voy a hacer teatro el año que viene, es una comedia, no una revista. La va a dirigir Arturo Puig, hace muchísimo que no hago teatro, y seguramente el año que viene no voy a hacer tele”.

 

También se refirió a las declaraciones de Moria Casán, que después de ver el programa de Susana, dijo que se había quedado en los ochentas. “Me aburren las declaraciones que hace Moria. Hay que ser más nobles el uno con el otro, no entrar en esas cosas, que digan lo que quieran, no me gusta, no me hace feliz”. Dady le preguntó si la morocha podría estar enojada, pero la diva relativizó el asunto: “¿Por qué va a estar enojada? ella tampoco me fue a ver nunca al teatro a mi”, respondió.

 

Por otra parte, se diferenció de Mirtha Legrand, quien había declarado que le gustaría tener de invitado al vicepresidente de la Nación, Amado Boudou. “Lo mío no es  la política, no me da muchas ganas de tener a Boudou en mi programa, por el tipo de programa que hago, la Chiqui está incisiva en su programa, es otro tipo de programa, a mí no me causaría mucho placer tener a Boudou en mi programa”, admitió. Y agregó que “entre Scioli, Massa y Macri no sé con quién quedarme porque todos son amigos míos”.

 

 

 

Fuente: Clarín