Marcelo Vorobiof explicó los motivos de su alejamiento del Ente Portuario local. “Ha surgido, en los últimos tiempos, una dicotomía política de cierto sector de la Legislatura de la provincia que marca un fuerte trabajo paralelo de la Justicia”, esgrimió. También remarcó que “una cosa es cometer errores, otra es cometer ilícitos”. Vea el texto de la Renuncia.

Marcelo Vorobiof (LT10)

 

En el marco de una investigación judicial impulsada por el fiscal Jorge Andrés, y la consecuente polémica en la comunidad local, Marcelo Vorobiof fundamentó las razones de su renuncia al frente de la administración del Ente Portuario local esta mañana, en diálogo con LT10. Por un lado, indicó que “ha surgido en los últimos tiempos una dicotomía política de cierto sector de la Legislatura de la provincia que está marcando un fuerte trabajo paralelo en la Justicia”.

 

“Fundamentalmente –continuó–, por primera vez, después de más de 10 años en el proyecto de reconversión, se nota una opinión distinta sobre el (propio) proyecto en lo que siempre fue una política de Estado”. A propósito, recalcó que “siempre los que estuvieron en oposición y fueron gobierno, o viceversa, todas las cuestiones fueron manejadas por unanimidad tanto en la Legislatura como en el Concejo”.

 

En relación con la Comisión Investigadora, Vorobiof sostuvo que “creer que no se involucra en el proyecto de reconversión y no lo lastima es de cierto infantilismo. Hay una gran preocupación en los integrantes de la UTE sobre las interpretaciones que se están haciendo respecto a las normativas legales que rigen los entes administradores”.

 

Al respecto, apuntó que “ante la realidad de que un cierto sector manifiesta que el Ente Portuario debe estar manejado desde la normativa legal de otra manera, y no se corresponde con lo que dicen las normativas legales, creo que debe ser decidido desde la política. Por eso doy un paso al costado, para dejar que el gobernador” intervenga.

 

En cuanto a la causa judicial, Vorobiof señaló que se trata de “un lineamiento que ha planteado un fiscal (Jorge Andrés). A nuestro juicio, equivocado. Acá hay una ley que se dictó cuando se armaron los distintos entes administradores de los puertos que la Nación traspasó a las provincias. La ley es clara cuando dice que, si bien al presidente lo coloca el gobierno de la provincia, ese presidente no es funcionario público –subrayó– y, a su vez, el ente se maneja por el derecho privado y el derecho administrativo”.

 

En tal sentido, resaltó la existencia de un Directorio a la hora de justificar el funcionamiento del mentado puerto. “Como en cualquier órgano colegiado, los directorios votan. Ninguno de los cuestionamientos que ha planteado el fiscal que no tenga aprobación del Directorio”, esgrimió, a lo cual añadió que “también funciona la Legislatura”.

 

En el plano judicial, Vorobiof aseveró sobre el “direccionamiento que ha tomado el fiscal, llevará su tiempo, pero la Justicia entenderá que hemos actuado de acuerdo a Derecho”.

 

Acerca de los motivos de la renuncia, el renunciante titular del Ente Portuario consideró que “hay momentos en que hay que descomprimir políticamente. Creo que el gobernador necesita renovar y tener aire fresco. La figura que puede estar siendo cuestionada es la personal, es la mía. Por lo tanto, habiendo transitado todo este tiempo con la satisfacción y la humildad de decir que hemos hecho un trabajo que dio sus frutos”, puntualizó.

 

Consultado sobre si se ha realizado una autocrítica en torno al manejo del puerto, Vorobiof fue contundente: “Autocrítica puede haber siempre. Todos los que tenemos capacidad de gestionar nos equivocamos. Se puede haber cometido errores, pero una cosa es cometer errores y otra es cometer ilícitos. Son dos cuestiones totalmente distintas”.