Ocurrió el último sábado. Un joven de 24 años resultó agredido en esa comisaría en ocasión de concurrir a realizar una denuncia. Acorde al relato de su madre, “lo llevaron al calabozo, lo hicieron desnudar, le pegaron y lo desfiguraron”.

Juanita (LT9)

 

“Mi hijo va a sacar el auto de la comisaría, de la cooperadora, que está al lado, el sábado a las 8. Es una cochera, que pagamos todos los meses a la cooperadora policial para guardar el auto. Cuando él llega se encuentra con el baúl abierto y se va a la comisaría a realizar la denuncia”. De esa forma, Juanita, mamá del joven que a posteriori resultara maltratado, narro cómo se inició el lamentable episodio.

 

En comunicación con LT9, la madre aclaró que en esa ocasión su hijo “fue a realizar la denuncia, pero no a acusar a la policía. Y le dijeron que no le podían tomar la constancia ni la denuncia. Estaban hablando en un tono normal”. En ese momento, “llega un policía y lo señala con el dedo y él le dice que, por favor, baje el dedo y que estaban hablando. Entonces, (el policía) le dijo que le estaba faltando el respeto y lo agarró del cuello, lo arrastró, lo llevó al calabozo, otro lo ayudó, hicieron que se saque las zapatillas y le pegaron la primera patada”, continuó relatando Juanita.

 

Posteriormente, “lo hicieron desnudar, le pegaron y lo desfiguraron”. “Es la primera vez que nos pasa y no lo podemos creer, en qué época estamos viviendo. Era la primera vez que mi hijo entraba a una comisaría a realizar una constancia”, planteó la mujer. Ante lo ocurrido se realizó la denuncia correspondiente en Asuntos Internos, en tanto tomó intervención el fiscal regional Ricardo Fessia.

 

Además de las agresiones, al joven le sustrajeron “una cadenita de oro y un Blackberry”. “El lunes, a las 21, en mi casa, me tocan el timbre, salgo y había un sobre con la cadena y el Blackberry”, señaló Juanita.