Una barcaza que se dirigía a Italia se hundió frente a Trípoli.

 

En una nueva tragedia de la inmigración, una precaria barcaza con 250 personas que soñaban con llegar a Italia naufragó ayer frente a las costas de Libia.

 

Las autoridades libias no confirmaron el número de muertos, pero la guardia costera rescató a 16 personas con vida y recuperó por lo menos 20 cuerpos cerca de la costa de Trípoli, la capital de Libia. “El resto de los tripulantes continúan desaparecidos”, dijo Abdel-Latif Mohammed, miembro de la guardia costera de Libia.

 

Por la tarde, el cadáver de un chico de 18 meses fue extraído del agua mientras continuaba la operación de rescate frente a las costas de Al-Qarbouli, 50 kilómetros al este de Trípoli.

 

El oficial de guardacostas no pudo dar detalles sobre la nacionalidad de las víctimas, pero dijo que “al parecer hay somalíes y eritreos”.

 

Según indicó el canal Al-Jazeera, los inmigrantes procedían de países de África subsahariana e intentaban llegar a Italia.

 

Libia está sumida en la anarquía desde que, en 2011, fue derrocado el dictador Muammar Khadafy, y pasó a ser una plataforma de lanzamiento para los inmigrantes ilegales que buscan una mejor vida en Europa.

 

Los inmigrantes recurren a traficantes de personas para llegar al Viejo Continente a través del Mediterráneo.

 

El endurecimiento de las medidas contra la inmigración ilegal en el Atlántico oeste, desde donde africanos zarpan rumbo a las islas Canarias, llevó a los traficantes a utilizar Libia -cuyas fronteras, según la Organización Internacional de las Migraciones (OIM), “son todavía muy porosas”- como punto de partida hacia Europa.

 

En julio pasado, se ahogaron más de 20 inmigrantes ilegales y docenas desaparecieron cuando el barco en el que navegaban se hundió frente a las costas de Libia. En junio, los pescadores italianos rescataron a diez migrantes.

 

Cada vez más inmigrantes llegan desde el norte de África en frágiles embarcaciones. En 2014, unos 100.000 africanos llegaron a las costas de Italia, según dijo el gobierno italiano esta semana.

 

Organizaciones humanitarias calculan que cerca de 20.000 personas se ahogaron en el mar Mediterráneo intentando entrar a Europa en los últimos 20 años.

 

 

Fuente: La Nación