Con la inauguración de la nave central, donde hay más de 20 nuevos puestos, concluyó el proceso que el Gobierno de la Ciudad puso en marcha hace 6 años. Cientos de vecinos llegaron anoche hasta el edificio de Santiago del Estero y Urquiza para acompañar el acto que estuvo encabezado por el intendente José Corral, el gobernador Antonio Bonfatti y el embajador Alfonso Diez Torres, jefe de la Delegación de la Unión Europea en Argentina, organismo que financió parte de las tareas de recuperación del histórico lugar.

Y llegó el gran día. Fue este lunes 22 de septiembre de 2014. Nada mejor que la estación de la primavera para inaugurar un espacio lleno de vida, y atractivos colores y aromas. Llegó el día del Mercado Norte: el día que se abrieron los portones de un espacio querido y tradicional de la ciudad. El día que los vecinos del barrio Constituyentes se sintieron orgullosos de volver a entrar a “su” mercado. El día que el pasado dijo presente y también se olfateó el futuro con 120 nuevos puestos de empleo. El día que la esquina de Urquiza y Santiago del Estero volvió a formar parte de la vida cotidiana de todos los santafesinos. El día que se cruzaron miradas con alguna lágrima por observar y recordar un pedazo de historia: de la tuya, de la mía, de tus padres y mis abuelos.
Abrió el renovado Mercado Norte. Abrió un gran paseo de compras de productos frescos de calidad. Abrió el que fue, es y será un punto de encuentro histórico para miles de vecinos de nuestra ciudad.
En este sentido, el intendente José Corral y embajador Alfonso Diez Torres, jefe de la Delegación de la Unión Europea en Argentina, estuvieron presentes en la mañana de hoy en los estudios de Santa Fe Directo (Canal 13) donde hicieron referencia a lo vivido en la noche de ayer.
“Logramos recuperar este patrimonio que además es un lugar de visita, de entretenimiento. Anoche fue una fiesta, había mucha gente del barrio y de la ciudad, ahí se percibió lo que suponía, en un momento se me acercó un muchacho, que le vi cara conocida y me dijo “gracias en nombre de mi abuelo”, era el nieto de Stamati, que hizo el mercado. Como él había nietos y bisnietos de puesteros muy contentos con lo que se vivía”, indicó el intendente.
Además, Corral expresó que con la reapertura de dicho mercado “estamos generando 120 empleos directos e indirectos”.
Por otro lado, el embajador Diez Torres explicó de qué manera brindan su apoyo desde la Unión Europea, “la misma es el principal donante del mundo en proyectos de desarrollos. Este proyecto reunía todas las características para merecer el apoyo. Es una revitalización de la zona, creemos que el comercio de minorista además en un espacio histórico como el mercado, tiene una función comercial, de inclusión social y generación de empleo”.

 

 

Presencias

 

 

En una ceremonia acorde a la magnitud de la puesta en valor del Mercado Norte -con mucha emoción, recuerdos y cálida representación artística para recrear aquellos puesteros con acento inmigrante-, el intendente José Corral y el gobernador Antonio Bonfatti encabezaron el acto de apertura, acompañados también por el embajador Alfonso Diez Torres, jefe de la Delegación de la Unión Europea en Argentina, que visitó especialmente la capital provincial para asistir a la reapertura. También estuvieron en el estrado principal el diputado nacional y exintendente, Mario Barletta; el presidente del Ente Autárquico Municipal Mercado Norte, José María Chemes; y el presidente del Concejo Municipal, Leonardo Simoniello.
Junto a las máximas autoridades local y provincial, estuvieron presentes todo el gabinete del Gobierno de la Ciudad; como así también el diputado nacional Antonio Riestra; legisladores provinciales -los senadores provinciales Hugo Marcucci y Miguel Lifschitz-; los ministros de Gobierno y Reforma del Estado, Rubén Galassi; de Producción, Carlos Fascendini; de Desarrollo Social, Mónica Bifarello; de Obras Públicas y Vivienda, Julio Schneider; los concejales Leandro González, Adriana Molina, Cristina Quinteros y Mariano Cejas; autoridades universitarias de Santa Fe; entidades del sector productivo; colegios de profesionales; y diversas autoridades y representantes de entidades de la ciudad, fuerzas vivas, instituciones sociales y organizaciones culturales.

 

 

Reactivación

 

 

El Gobierno de la Ciudad, en el año 2009, generó un proyecto de recuperación que fue seleccionado -entre 250 de otros gobiernos del mundo- para ser financiado a través de una subvención de 963 mil euros, por parte de la Comisión Europea (EuropeAid). Fue así que, luego de años de desidia y descuido, se inició un proceso de recuperación, no sólo del edificio sino también del mercado tal como lo fue desde sus comienzos: un símbolo del alimento fresco al alcance de todos.
Como se sabe, en 2010 se habilitaron los locales exteriores, y ahora llega el turno de los puestos de la nave central. En total -entre el aporte realizado por la Unión Europea, más los fondos invertidos por el Gobierno de la Ciudad y los productores locales-, se realizaron obras por más de 16 millones de pesos. Cuatro años después, el 20 de agosto de 2014, el supermercado Kilbel fue el primero en desembarcar a la renovada nave central, y con absoluto éxito ocupa el sector noreste, con frente sobre avenida Urquiza. Y en esa oportunidad fueron habilitadas 15 dársenas de estacionamiento para clientes y 2 para carga y descarga en la calle interior del Mercado Norte.

 

 

El desafío de los puesteros

 

 

“Sin perder la fisonomía antigua y original del Mercado Norte, es uno de los mercados más modernos que yo he visto”, dijo Marcelo Negrette, propietario de Ubiergo Carnes de Cerdo. Además, el flamante puestero que hoy vuelve a ser parte del Mercado (como ya lo fueron su abuelo y su padre), destacó que se siente “muy orgulloso de este emprendimiento”, y también aseguró que “muchos de los puesteros que hoy nos encontramos acá no dudamos desde un principio en alinearnos en este proyecto, y hoy podemos decir que hicieron un trabajo hermoso. Ahora nos toca a nosotros: a partir de mañana tenemos que colmar todas las expectativas de la gente”.

 

 

Negrette dejó un deseo compartido por muchos: “Ojalá volvamos a tener la historia del Mercado, como un acontecimiento social más allá de lo comercial, que los vecinos lo tomen como un paseo, y que sea un disfrute para toda la familia”.

 

 

 

Patrimonio histórico

 

 

 

En tanto, el gobernador Antonio Bonfatti manifestó que “los santafesinos tienen la enorme suerte de que la Municipalidad no vendiera este Mercado, como lamentablemente ocurrió en tantos lugares del país. Hoy se lo puede recuperar como patrimonio histórico, porque es un edificio maravilloso, que tiene una calidad de construcción que tanto añoramos”. Y agregó que “esta clase de edificios nos sirven para decirles a los más jóvenes y niños de dónde venimos, del esfuerzo y trabajo que costó realizar estas edificaciones; y además es una gran posibilidad que se le da a los puesteros para que desarrollen su trabajo, generen más trabajo y su producto sea de calidad y buen precio”.

 

 

Pasado

 

 

 

A principios del siglo XX, Argentina atraía a miles de inmigrantes europeos que abandonaban sus lugares de origen buscando mejores condiciones de vida y de trabajo en un país nuevo, que se integraba plenamente a la economía internacional.

 

 

Santa Fe, ubicada en el corazón del territorio agrícola, reflejaba las transformaciones originadas en ese desarrollo. La pequeña aldea con reminiscencias hispánicas se convertía en una capital cosmopolita que se afirmaba como centro político y comercial de toda la región.

 

Para abastecer de alimentos a esa creciente población, y siguiendo las tradiciones de sus países, se construyeron en la ciudad los mercados municipales. Italianos, españoles, árabes y judíos encontraron allí los productos originarios de su tierra. Es así que nacieron en Santa Fe los mercados Central y Sur, en el casco histórico de la vieja ciudad, y el Mercado Norte, cuyo nombre se origina a raíz de que, al momento de su construcción, esta zona conformaba el borde norte de la ciudad, el barrio nuevo. La inauguración del edificio, que seguía las normas de mercados europeos, finalizó en 1929 e inmediatamente se habilitaron los puestos.

 

El acto de reinauguración apeló a aquella historia: cantantes y actores personificaron el regreso de aquellos inmigrantes, que se apropiaron por un rato del Mercado Norte, ahora más iluminado y con más vida que nunca.

 

 

 

Fuente: Prensa MSF