A las 8 se inició el proceso electoral donde se esperan que voten casi 143 millones de personas. Dilma Rousseff necesita el 50 por ciento más uno de los sufragios para ser reelegida. El socialdemócrata Aécio Neves y la ecologista Marina Silva esperan competir con la presidenta en una segunda vuelta.

 

Brasil dio inicio hoy a sus comicios generales con la apertura de las urnas electrónicas para elegir a presidente, gobernadores estatales y legisladores. En los colegios electorales son esperados 142,8 millones de votantes.

 

Dilma, por el ballotage

 

La presidenta de Brasil y candidata favorita a la reelección, Dilma Rousseff, aseguró que trabaja con la hipótesis de un ballotage y no de vencer en primera vuelta, y que será el pueblo quien elija a su contrincante.

 

 

“No trabajo con esa hipótesis” de ganar en primera vuelta. “Trabajo con las dos vueltas. Es la hipótesis con la cual he trabajado desde el inicio de las elecciones”, dijo Rousseff en declaraciones a la prensa en Porto Alegre, poco antes de acudir a votar.

 

“No soy yo quien tiene que preferir (con quien competir), es el pueblo. No tengo como decidir por un candidato u otro. Sería una falta de respeto, sobre todo hoy”, agregó Rousseff, quien lidera las preferencias con el 44%-46% de la intención de voto. La sigue el socialdemócrata Aécio Neves (26%-27%), mientras tercera se ubica la candidata del Partido Socialista Brasileño (PSB), Marina Silva, con un 24% de apoyo, según el último sondeo.

 

Aécio Neves podría sorprender

 

El socialdemócrata Aécio Neves, quien hasta ayer venía tercero en las encuestas presidenciales, los últimos sondeos de opinión dados a conocer ayer, lo sitúan peleando voto a voto el segundo lugar a Marina Silva.

 

El candidato a quien las encuestas de opinión han convertido a último momento en favorito para una posible segunda vuelta frente a Rousseff, votará a las 10.00 horas en Belo Horizonte, capital del estado de Minas Gerais.

 

En tanto que la ecologista Marina Silva lo hará en un colegio de la ciudad de Río Branco, en el estado amazónico de Acre, en el noroeste del país.

 

Votación de Dilma

 

A las 8.45, la candidata a la reelección, Dilma Rousseff, votó en la Escuela Estadual Santos Dumont, en la zona sur de Porto Alegre. La presidenta estaba acompañada por el gobernador del estado y también candidato a la reelección, Tarso Genro (PT).

 

Dilma demoró cerca de un minuto en votar, saludó a las autoridades de mesa y a los demás electores. Abrazada al gobernador, posó para los fotógrafos e hizo la ¨V¨ de la victoria, aunque no habló con la prensa.

 

Dilma almorzará con su hija en Porto Alegre y desde allí volará por la tarde a Brasilia. Está previsto que espere los resultados de la elección en el Palacio da Alvorada, residencia oficial del presidente de Brasil.

 

Dilma, la preferida

 

La presidenta y candidata a la reelección Dilma Rousseff lidera las preferencias electorales, pero necesita el 50% más uno de los votos válidos para evitar una segunda vuelta frente al socialdemócrata Aécio Neves o a la ecologista Marina Silva.

 

Según las últimas encuestas, difundidas este sábado, Dilma Rousseff ganará estas elecciones con una votación en torno al 40 %, en tanto que el socialdemócrata Aécio Neves y la ecologista Marina Silva, que tienen un respaldo cercano al 24 %, disputarán voto a voto el segundo lugar.

 

Si se confirma que ninguno de los candidatos supera el 50 %, será necesaria una segunda vuelta, que se celebrará el próximo día 26.

 

Según las agendas difundidas por los principales aspirantes a la Presidencia, Rousseff será la primera en acudir a las urnas y votará a primera hora en la ciudad de Porto Alegre, en el sur del país.

 

Comienzo de la votación

 

El proceso de votación se inició a las 8 (igual hora en la Argentina) en gran parte de este territorio de tamaño continental.

 

 

Además de un nuevo presidente, los brasileños convocados a las urnas elegirán a los gobernadores de los 27 estados del país, dos tercios del Senado y los 513 diputados federales, así como renovarán las cámaras regionales.

 

Los 450.000 centros de votación instalados en el país abrieron a las 8 y funcionarán hasta las 17.00 aunque, por los diversos usos horarios que existen en el territorio brasileño, en los estados del noroeste cerrarán dos horas después.

 

A partir de ese momento podrán ser divulgados sondeos a pie de urna y también, una vez que cierren las mesas en todo el país, el Tribunal Superior Electoral tiene previsto comenzar a difundir sus primeros boletines con resultados oficiales.

 

 

Fuente: La Nación