Así lo confirmó el fiscal Regional de Santa Fe, Ricardo Fessia. El procedimiento tuvo lugar anoche, en un domicilio particular. Hay dos detenidos. Se halló, entre otras armas, un fusil automático con silenciador.

Ricardo Fessia (LT10)

 

Según indicó el fiscal Regional de Santa Fe, Ricardo Fessia, en horas de la noche de ayer se llevó a cabo un significativo procedimiento en un domicilio particular ubicado en el barrio Candioti Norte de nuestra ciudad. “Este no es un hecho espasmódico, sino que se viene trabajando con la gente de la Unidad Regional I (URI). Se logró incautar, en un procedimiento, una importante cantidad de armas. Sorprendió, entre otras armas, el hallazgo de un fusil automático con silenciador. También llamó la atención un revólver 44.40 que es una bala muy importante”, precisó esta mañana en diálogo con LT10.

 

En síntesis –y acorde a lo difundido por la propia URI–, el domicilio en cuestión se encuentra en emplazado en Güemes e Iturraspe. Allí se detuvieron dos personas mayores de edad y se secuestraron un sub-fusil, dos revólveres y una escopeta 12.70.

 

En palabras de Fessia, se trata de “seguir la consigna de sacar armas en poder de la ciudadanía”. Al ser consultado sobre el destino de tales armas, sostuvo que “a priori, (sobre) las personas que fueron detenidas todavía no tenemos la planilla prontuarial de cada una de estas personas trasladadas. Serían personas de frondosos antecedentes. Evidentemente, es un importante arsenal”, enfatizó.

 

Asimismo, el fiscal Regional señaló que “estas armas no tenían papeles, no tenían facturas, permisos de tenencia, etcétera. O sea, indocumentadas. Estaban dentro del local”.

 

 

Foto: Prensa URI