Son las 3 de la tarde y Marley viene de una seguidilla de reuniones, acalorado y con evidente hambre. Cuando le mencionan que su comida va a llegar pronto se alegra, aunque tendrá que devorarla: solo tiene 40 minutos para comer, cambiarse, maquillarse y salir a grabar Tu cara me suena.

 

Desde el mediodía, una larga fila de gente esperaba bajo el rayo de sol entrar al Estudio Mayor de Endemol para formar parte de la platea del reality musical que se convirtió en un clásico del domingo y que logró hacerle frente a dos imbatibles competidores en su franja horaria: la transmisión de los partidos de fútbol más importantes –River y Boca- y Periodismo para todos.

 

Su camarín está muy cerca de la entrada de los estudios y no abunda en lujos. El usual espejo con lucecitas y un sillón rojo muy cómodo y estiloso son los únicos accesorios de la habitación. Tiene una camisa escocesa, jeans verde militar y un bronceado muy a tono con el clima que en Buenos Aires anticipa un verano de lucha cuerpo a cuerpo por la sombra y el aire acondicionado. Marley está ansioso. Muchas ocupaciones pasan por su cabeza al mismo tiempo. “Suele pasarme a final de año que me agarran 20 mil cosas. Fiestas, el final de Tu cara me suena, eventos y reuniones para el próximo año”, dice. Además, será el gran anfitrión de los Kid’s Choice Awards esta tarde y eso lo tiene muy divertido. “Me encantan los niños, me divierten mucho. Tengo sobrinitos chiquitos. Y esto es como el Oscar para ellos”, comenta a Personajes.tv. La perspectiva de recibir un baldazo de slime, el jugo pegajoso y colorinche que es una marca registrada de Nickelodeon, canal que organiza los premios, le hace brillar los ojos de picardía. Como un niño más, se prepara para reírse a carcajadas, algo que, se sabe, no le cuesta mucho.

 

-¿Tuviste que ensayar?

 

-Ellos [por la producción de Nickelodeon] quisieron hacer muchos ensayos. Yo soy anti ensayos. Me gusta que fluya la energía del momento. Soy más de lo natural del momento. Pero sí, tuve que aprender una especie de coreo y las posiciones donde me tengo que ubicar.

 

– Ya estás programando tu 2015. Supimos que vas a conducir el reality Elegidos, la música en tus manos. ¿Qué nos podés adelantar?

 

– Es un formato creado en Israel que se llama Rising Star. Es de la familia de La Voz Argentina. La diferencia es que en La Voz la decisión estaba más que nada en el jurado y ahora la decisión está en el público. Con el 70% de los votos el participante gana. La decisión es casi entera del público.

 

-Hiciste muchos programas de entretenimientos en tu carrera. ¿Podés identificar alguno como una bisagra?

 

-Hubo varios. El Show de la Tarde porque me agregó una veta cómica que quizás no estaba tan explotada. Yo siempre me caía y me pasaban cosas en el programa pero ahí empecé con Florencia, con los viajes, a jugar a que no me importara nada. Antes era más tímido. Operación Triunfo fue un antes y un después. Fue el primer show grande que conduje. Después hice miles. Fue la primera vez que, si bien todo el mundo me veía tentándome y riéndome, me ponía un traje y conducía un gran show. Hasta ese momento nadie sabía si confiar en mí.

 

-Sos famoso por haber entrevistado todo tipo de celebrities. ¿Alguna vez pasaste un momento incómodo como el episodio de Alexis Puig con Anne Hathaway [N. de la R. el periodista contó que la actriz no quiso saludarlo por miedo al contagio del ébola]?

 

-A Anne Hathaway la conozco. Es muy linda y recontra amable. Ella dijo que no era por eso, que estaba resfriada y no quería contagiar. Pero puede ser que en los Estados Unidos en especial haya como una fobia y quizás también es lógico que con la falta de información de algo nuevo como el ébola empiecen a haber fobias. Pero no me parece tan grave. Si hay un temor por esto no es necesario andar toqueteándonos todos [risas].

 

-¿Nunca te hicieron pasar un mal momento las estrellas de Hollywood?

 

– Son muchos más amables allá que acá. Me ha pasado de estar con Brad Pitt y Angelina Jolie en Grecia, con Tom hanks en Venecia, con Mel Gibson… Y la verdad que tienen un respeto y una buena onda que muchas veces no se ve acá. A veces, ellos están tres días haciendo prensa, de la mañana a la noche, y son muy respetuosos, muy agradecidos de que hayas viajado desde tan lejos para estar ahí, te hacen bromas, te hacen sentir muy cómodo. No digo que acá no. Pero a veces hay algunos que se hacen famosos en una novela en dos minutos y de repente te dicen ‘no sé si voy a ir a tu programa’. Con unas actitudes de divo… La entrevisté a Madonna, a muchos, y todos súper profesionales y amables. Me parece que tienen mucho más claro el concepto de lo importante que es venderse bien y lo importante que es la prensa que el que tienen acá. Acá sienten que la prensa es el enemigo y que los paparazzi los siguen y les quieren arruinar la vida y ‘pobre yo que soy famoso’… Se ponen en un lugar de víctima.

 

-¿Qué balance hacés de Tu cara me suena 2014?

 

-Me encantó. Iba a durar muchos menos meses. Se estiró por el éxito. Pasamos días y horarios y se mantuvo, pese a que estamos en el día y horario más difícil de la televisión, compitiendo con el fútbol y Lanata. Nos mantenemos por encima de las expectativas del horario en el que estamos. La verdad que estamos muy contentos más que nada por la calidad de lo que se está haciendo, de los shows. Y no tengo ni idea de quién puede ganar. Fernando Dente es muy talentoso, Florencia Peña es genial, a Angela Torres la gente la ama…

 

-¿Qué pasó con la salida de Florencia de la V?

 

-Nunca tuvimos un conflicto con ella. Siempre tuve buena relación. Estuvo un tiempo y hubo un problema contractual con el canal. No es que tuvo una pelea con el programa. Cada uno tiene una cantidad de personajes que puede hacer de acuerdo a cómo sepas cantar y bailar y demás. Ella sabe bailar muy bien pero no sabe cantar tan bien, entonces se le hacía muy difícil. Es como que yo pase a ser participante y no me muevo nada. Había como una desventaja. Pero siempre hubo buena onda con ella.

 

-¿Te hubiera gustado ser participante en alguno de los programas que condujiste?

 

– En Gran Hermano me hubiera encantado estar. Con Florencia Peña nos metíamos en la casa y nos parecía muy divertido eso de la convivencia con gente que no conocés y demás. Miro mucha televisión. Hay muchos programas que hago en los que me gustaría ser participante.

 

-¿Qué sueños te quedan por cumplir?

 

-Formar una familia, tener un poco más de tiempo. Pero siempre digo lo mismo, y después firmo 48 contratos y no tengo tiempo de nada. Cada vez que digo ‘no, ahora me voy a tranquilizar’, me dicen ‘te llamaron de México…’ Siempre digo que voy a descansar, tomarme vacaciones, empezar a tener más vida personal, pero me gusta mucho mi trabajo y creo que todo llega cuando tiene que llegar.

 

 

Fuente: La Nación