El jefe de Policía de Paraná, Mario Muller, confirmó que el arresto se produjo a las 5.30, y que Díaz fue reconocido por el personal del local, tras lo cual se produjo la detención.

 

El conductor de Paraná que en junio mató a un niño de seis años atropellándolo frente a una escuela fue detenido en la madrugada de ayer por ebriedad y disturbios que protagonizó en un local nocturno, al que había concurrido con peluca y vincha.

 

Silvio Díaz, quien fue excarcelado tras pagar una fianza hace cuatro semanas, fue encontrado ebrio en el boliche “La Taberna” de la capital entrerriana y generó disturbios al momento de su detención según relataron testigos a algunos medios de comunicación y la policía.

 

El hombre fue reconocido por testigos y agentes policiales pese a que llevaba una peluca y una vincha.

 

El jefe de Policía de Paraná, Mario Muller, confirmó que el arresto se produjo a las 5,30, y que Díaz fue reconocido por el personal del local, tras lo cual se produjo la detención por desorden y ebriedad.

 

El viernes 6 de junio, Díaz conducía su auto a más de 100 kilómetros, en estado de ebriedad y bajo los efectos de la cocaína.

 

Al llegar a la escuela Del Centenario atropelló y mató a Juan Manuel Martínez Zurbano, de 6 años, e hirió a su hermano Santiago, de 11 años.

 

En tanto se fija la fecha del juicio, la Cámara de Casación Penal de Paraná le otorgó a Díaz la excarcelación con una fianza de 10.000 pesos.

 

Entre las restricciones preventivas dictadas por la misma Cámara, le impuso la prohibición de salir del país, fijar domicilio y no ausentarse ni mudarse de su vivienda, presentarse una vez por semana ante el juez, la abstención absoluta de conducir vehículos, no consumir alcohol y preparar un tratamiento con profesionales para superar su adicción a las drogas.

 

El jefe de Policía expresó que ante el nuevo caso “no podemos permitir ningún tipo de linchamiento ya que es nuestra función resguardar la integridad física de cualquier ciudadano”.

 

El accidente mortal protagonizado por Díaz en julio provocó una gran reacción ciudadana en Paraná, parte de cuya población volverá a indignarse ahora.

 

 

Fuente: La Capital