La medida, que rige por 30 días, comprende a los dos sucursales que se encuentran en nuestra ciudad y responde a la decisión legislativa de avanzar con el proyecto de ley del descanso dominical. Desde el Centro Unión Empleados de Comercio se manifestó el malestar del sector e instalaron una carpa frente al shopping “Estación Recoleta”, donde está uno de los locales de la cadena nacional.

Edgardo Coria (LT10)

Este martes sorprendió la noticia de las suspensiones de 50 empleados del supermercado Coto, en sus dos sucursales emplazadas en nuestra ciudad, por el lapso de 30 días. “Estamos sumamente preocupados por las suspensiones de estos trabajadores. Esta es la presión que está ejerciendo este famoso empresario por el tema de los domingos, que venimos reclamando”, adujo Edgardo Coria, titular del Centro Unión Empleados de Comercio de Santa Fe (CUEC), en contacto con LT10.

Mientras se definían las medidas a adoptar desde el sector gremial, el propio Coria precisó que son 42 los empleados suspendidos en la sucursal de La Recoleta y ocho en la del puerto. “Queremos ver los telegramas, el motivo que se aduce por los 30 días y, a partir de ahí, vamos a cursar una nota al Ministerio de Trabajo para que lo convoque en carácter de urgente”, agregó el representante sindical.

En ese mismo contexto, Coria resaltó que “las ventas no han bajado, las dos sucursales andan bien. Esto es una presión del empresario para que no salga la ley”, en referencia al mentado descanso dominical.

Según opinó el propio sindicalista, “el consumidor si sabe que el domingo va a estar cerrado, va a ir el sábado a comprar. Eso no puede producir despidos. Creemos que esto es una medida de presión”, recalcó. Y agregó: “Los supermercados tienen que pagar horas extras y las pagan en negro”, en tanto aseguró que “no habrá problemas” si se aplica el descanso dominical.

Por su parte el delegado del CUEC, Agustín Guevara, dialogó con el móvil de Santa Fe Directo (Canal 13) y explicó que “esto sucedió bien temprano, cuando pidieron los motivos, ya que telegrama no había, el gerente les explicó que se trata de una medida que se toma desde Buenos Aires, no depende de él”.

En este sentido, Guevara se mostró preocupado e indicó que “espero que podamos llegar a un acuerdo porque del lado del trabajador la decisión que tomaron es terrible”.

En cuanto a los pasos a seguir, el delegado comentó que “en la mañana de hoy mantendremos una reunión en el gremio con integrantes del Ministerio de Trabajo, además vendrá gente de Buenos Aires, esperemos lleguemos a un acuerdo”. Mientras tanto, continúa el acampe del personal frente al shopping Estación Recoleta, sobre calle Rivadavia.