De esta manera se expresó Domingo Rondina, abogado constitucionalista, al referirse  a la ley de descanso dominical. Al respecto, el profesional indicó que se trata de una ley que tiene “problemas desde el origen” ya que las provincias no tienen “competencia para regular cuestiones que tienen que ver con el trabajo”.

 

En la mañana de hoy, el abogado constitucionalista Domingo Rondina, visitó los estudios de Santa Fe Directo (Canal 13) donde se refirió a la ley de descanso dominical y a los conflictos que derivaron de la misma.

 

En este sentido, el profesional indicó que ni las provincias, ni los municipios “pueden inmiscuirse” en cuestiones relacionadas con el trabajo.  A su vez argumentó que si bien “el fin de la misma puede ser loable, eso no es lo único que explica las decisiones”. Y agregó que debe haber una “adecuación de los medios utilizados para el fin buscado”.

 

Por otro lado, advirtió que existen “otras opciones menos dañinas para lograr el mismo fin”. Al respecto comentó que “dar beneficios impositivos a las empresas que cierren esos días, o cuadruplicar el sueldo los domingos, para que le cueste a la empresa y beneficie a los trabajadores” puede ser opciones que permitan una no perjudicar al empleado.

 

Por su parte, al ser consultado acerca de los motivos que pueden llegar a legisladores a sancionar una ley que podría ser “inconstitucional”, el  profesional indicó que “la política muchas  veces tiene necesidades que la razón desconoce”. Y advirtió que “las tropelías que hizo Coto son  indefendibles  y tienen que ver con la falta de dialogo con las entidades en el proceso”.

 

En este sentido manifestó que “estos procesos no son ideales. Y continuó, “es hermoso que los trabajadores estén con la familia, eso no está en discusión, lo que está en discusión es cómo se lleva adelante y que busquemos mecanismos que no sean clausurar sino que el trabajador decida”.

 

Por último, Rondina explicó que “no puede ser que hayamos sufrido este desgaste social cuando la ley aún no comenzó a regir”. Además, agregó que es probable que “jamás entre en vigencia”. Y finalizó: “hay que explicar también,  porque a otros tantos negocios nadie les  dice nada que no abran los domingos, es una decisión muy sectorizada, discriminatoria”.