El periodista habló de su libro “Yo, el peor de todos” y contó detalles de su separación de Silvia D’Auro.

 

Jorge Rial presentó su libro, “Yo, el peor de todos”, en La Cornisa y contó detalles de su separación de Silvia D’Auro y su relación con sus hijas Rocío y Morena y dijo que hoy se da cuenta que la decisión de adoptar fue sólo de él y no de su ex mujer.

 

Antes de empezar la entrevista, Luis Majul mostró fragmentos inéditos de la autobiografía de Rial: “Cuando te divorcias, los oficiales de Justicia hacen un inventario de tu casa, me revisaron todo, yo no mande a revisar nada. Su amor más grande, es la guita, por sobre cualquier cosa. Yo creo que no las quería (a sus hijas), que no las quiso nunca y creo que fue una manera de retenerme, y que le diga a Morena ‘te voy a devolver a la villa de donde te saqué’, eso una madre no lo dice nunca. Cuando se enojaba, las llevaba a la peluquería y les cortaba el pelo muy cortito, ejerció violencia de todo tipo, cuando faltaba algo en casa, decía ‘me robaron’, pero tiene el peor de los castigos, sus hijas no la quieren”.

 

“Mis hijas sabían desde antes de este libro”, dijo el periodista, que escribió en el libro, cosas que sus hijas le contaron: “La frase ‘te voy a devolver a la villa’ yo no la conocía, una de mis hijas se lo contó a Mariana, por eso cuando mi ex asoció lo de los chicos adoptados con los robos no me asombró, porque dijo cosas peores”.

 

Para él, vivir con su ex mujer fue un calvario: “Yo vivía amenazado con que no iba a ver a mis hijas y eso es lo peor para mí. Si hubiera sabido que mis hijas iban a decidir quedarse conmigo, me hubiera separado antes, aunque cuesta tomar la decisión. El día que agarré el bolso y me fui, sabía que no iba a volver, también después entendí porque lloraban mis hijas cuando me fui porque tenían miedo de quedarse solas con ella”.

 

A pesar de ello, el conductor de Intrusos, se reconoce culpable por no haber visto algunas señales y se refirió a la adopción de sus hijas Rocío y Morena: “La adopción no fue fácil, no fue de un día para el otro. Fue una decisión mía, me doy cuenta hoy, por las decisiones de hoy, de borrarse, porque no puede ser que no haya sentimiento, porque son sus hijas, pro más odio que me pueda tener a mí”.

 

“Hay cosas que están en el libro que contaron mis hijas. Yo me calle muchas cosas y sentí que era un buen momento para cerrar un capítulo, esto lo escribí sin sentimiento, despojado de odio, de amor, de todo”, agregó.

 

Sobre la infidelidad, explicó: “La engañé, pero no fue en la peor época, fue un día que me dijo en la cara que no me amaba y me sentí como que no tenía la capacidad de ser hombre en la conquista. Se me cruzó alguien, que me miró con interés, después vino el deseo, no pasó por el tema del sexo, yo necesitaba dejar de ser un producto y convertirme en un hombre. También me fueron infiel”.

 

“Ella es parte de mi pasado y con esto (con el libro) lo cierro, yo estoy divorciado, rehíce mi vida, me costó mucho y mis hijas están conmigo”, concluyó sobre el tema.

 

 

Fuente: Infobae