El fin de año se convierte en una línea obligatoria de balances. Nadie nos obliga a hacerlos, pero cada uno de nosotros termina mirando el retrovisor antes de poner primera y encarar el nuevo tramo del imaginario camino.El 2015 será un año difícil, más allá de lo que diga la economía. Lo será porque lo transitaremos en medio de un conjunto de tironeos entre sectores que querrán cumplir sus propios deseos y evitar que otros los cumplan.
Será un año difícil, porque la realidad santafesina y argentina es compleja y porque en los últimos años hemos colaborado más en diferenciarnos que encontrar puntos comunes.
Desde la redacción de Notife, como síntesis de una sociedad que tiene serios problemas para definir los asuntos comunes, hemos decidido brindar por distintas cosas, y aunque se trate de una fragmentación, cada partecita puede convertirse en un todo:
Los diagramadores brindaron por un año nuevo con equilibrio
Los correctores chocaron los cristales por un año sin errores
Los responsables del área comercial alzaron la voz por la reactivación del mercado y pidieron un año en el que reine la prosperidad
Los administrativos demandaron prolijidad y cumplimiento de las normas
Los redactores bregaron por buenas noticias, y que les toque a ellos contarlas, antes que a nadie
Los inquilinos pidieron el fin de las goteras
Y así, en cada rincón de cada oficina, de cada punto diferente de una misma estructura, se suceden los sueños de sectores que no implican elegir por uno o por otro.
Entonces decidimos poner todos los deseos juntos, abrirlos como un manojo de cartas sobre la mesa y brindar por cada uno de ellos, y por todos a la vez.
Brindamos por todos los deseos que no impliquen anular los otros deseos por aquellos que encajen con los sueños de los demás. Por aquellas ilusiones que no impliquen desilusiones para las mayorías.
En tiempos de marejada, brindaremos por un poco de calma a la hora de tomar las decisiones. Por un poco de madurez en nuestros dirigentes. Por mayor seguridad, por justicia, y por mayor equidad, claro.
Brindaremos, definitivamente, porque el horizonte nos ofrezca un futuro mejor. Finalmente, todo lo que hacemos lo hacemos con ese objetivo.
FELIZ 2015 PARA TODOS, Y NOS ENCONTRAMOS EN ÉL.