Cuatro hombres armados interceptaron un vehículo con 11 personas a bordo, bajaron a las tres víctimas y les dispararon. Para la policía, el hecho estaría vinculado con el crimen de un empresario colombiano.

La muerte violenta de tres modelos hondureñas estaría vinculada con el asesinato de un empresario colombiano y su mujer por una presunta disputa de dinero procedente del narcotráfico, dijeron el lunes las autoridades.

Al menos cuatro hombres armados persiguieron e interceptaron el domingo un vehículo con 11 personas a bordo, bajaron a las tres modelos y las mataron a sangre fría en un concurrido puente en desnivel de Tegucigalpa. En el tiroteo, resultaron heridos dos hombres, uno de los cuales falleció luego en un hospital público.

La policía identificó a las modelos como Mariela Ordóñez, de 27 años; Madeline Ramírez, de 21, y Blanca Velásquez, de 20.

Eran modelos profesionales, coreógrafas e instructoras de baile caribeño en San Pedro Sula, la segunda ciudad del país, 180 kilómetros al norte de la capital. Realizaban una gira promocional de una fábrica local de gaseosas.

“La masacre de las jóvenes está relacionada con la muerte del colombiano Álvaro Solarte y su esposa (hondureña) Doris Barahona”, dijo a la agencia AP el vocero policial, subcomisario Leonel Sauceda.

Agregó: “Nuestras investigaciones establecen que la cadena de asesinatos tiene como posible móvil el reclamo de un dinero producido por el narcotráfico”.

Según Sauceda, Solarte se habría quedado con miles de dólares que ahora reclama una organización de narcotráfico. No precisó a cuánto ascendía la suma de dinero ni el cártel de drogas.

Para el oficial, Ordóñez “era íntima amiga de Barahona, y suponemos que disponía de datos sobre el paradero de los dólares y por eso la mataron”.

El colombiano fue hallado estrangulado el 3 de marzo en una calle de San Pedro Sula tras ser sacado por la fuerza de su residencia por cuatros individuos con uniformes de policía, que llamaron luego por teléfono a su mujer para indicarle el lugar donde habían tirado el cadáver.

Barahona fue acribillada el viernes por cuatro desconocidos en San Pedro Sula cuando retiraba el cuerpo de Solarte de una funeraria para repatriarlo a Colombia.

“Los asesinos pretendieron llevarse a Barahona para sacarle información sobre los dólares, pero ella se resistió y la mataron”, aseguró Sauceda.

El vocero de la policía informó que el colombiano Solarte realizó negocios con David Ruiz, hermano de Plutarco Ruiz, quien está en prisión por el asesinato, en noviembre, de la Miss Honduras María José Alvarado y de su hermana Sofía.

Al menos 467 víctimas han dejado 80 masacres registradas en 26 meses en Honduras, considerado por las Naciones Unidas uno de los países más violentos del mundo.

Por territorio hondureño pasan cada año más de 100 toneladas de cocaína provenientes de Sudamérica y con destino a los Estados Unidos, según el Gobierno.

 

Fuente: Infobae