Finalizó la etapa de relevamiento de los diferentes efectores que permite el llamado a licitación. Se estima que en dos meses comience la instalación.

 

El Ministerio de Salud provincial, a través de la Coordinación del Nodo Salud Región Santa Fe, finalizó el relevamiento de los diferentes efectores de salud con el fin de colocar alarmas para evitar situaciones de violencia en los mismos. La medida se hizo con la lógica de proteger al personal pero también a los bienes que pertenecen a la comunidad y a la salud pública.

Al respecto, el coordinador de dicho Nodo Salud, Leonardo Martínez, explicó que las medidas y las etapas que se están implementando con el objetivo de “disminuir las situaciones conflictivas y violentas en los centros de salud y hospitales”.

ALARMAS EN LOS CENTROS DE SALUD

Se adelantó en ese sentido y con relación a los centros de salud que con el fin de evitar robos (ya que en muchos casos los mismos se producen los fines de semana o cuando no hay demasiado movimiento en el barrio), “hay un acuerdo que se estableció en una mesa de trabajo con los cuatro gremios que representan a los trabajadores y profesionales y con el Municipio de Santa Fe, por el cual nos planteamos la posibilidad de colocar alarmas en los centros de salud con la lógica de proteger no solo al personal sino también a los bienes que pertenecen a la comunidad y a la salud pública”.

“Dichas alarmas, estarán conectadas al Centro de Monitoreo de la Municipalidad y se instalarán en el 50% de los centros de salud de la ciudad de Santa Fe”, resaltó Martínez.

Para ello, “ya finalizamos con la primer etapa que consistió en el relevamiento de los centros de salud, lo que implicó un registro de dónde se deberán colocar las alarmas y la cuestión técnica. Esto nos permitió pasar ahora a una segunda etapa, que es la del llamado a licitación. Una vez que este paso esté cumplimentado tendríamos las alarmas colocadas en los centros de salud”.

En cuanto al tiempo de colocación de las mismas, Martínez estimó “que en dos meses estaríamos en condiciones de colocar gran parte de las alarmas en los efectores mencionados”.

HOSPITALES

El funcionario también se refirió a los hechos “que se produjeron en los hospitales Sayago y Mira y López, los que fueron analizados en la mesa de trabajo con la participación además, de la policía, donde confirmamos que las situaciones se resolvieron utilizando el protocolo que habíamos preestablecido conjuntamente entre los actores de este espacio, por lo que se logró una actitud disuasiva sin que hayamos tenido dificultades con los trabajadores y profesionales”.

Luego, añadió que “la otra parte del abordaje tiene que ver con una agenda de trabajo que tenemos fijada y que implica un nuevo encuentro la semana que viene con trabajadores y profesionales de ambos efectores junto a Nilda Hernández, especialista en mediación y conflictividad, que nos ayuda a abordar estos temas”. El objetivo será “analizar aquellas cosas que se relacionan con la práctica cotidiana y nos generan algunas medidas de mayor seguridad y de reducción de los conflictos internos, sobre todo, en sala de guardia e internación”.

MEDIACIÓN

“El tema de conflicto y seguridad lo estamos pensando en un marco que tiene que ver con el lugar que ocupa la Policía en salud y la interacción con la cartera sanitaria de una manera mucho más cooperativa, tomando definiciones en conjunto. Desde luego también se analizan las posibilidades y todo aquello que podemos hacer desde salud específicamente para que bajen los conflictos”, dijo Martínez.
Finalmente, destacó que estas medidas “contemplan desde cómo organizamos los horarios en los centros de salud para que la gente no se aglutine en las guardias hasta cómo definimos los perfiles de las mismas en el norte de la ciudad, aspecto este que también lleva a la reducción del conflicto”.