En Tigre sostienen que Pro se beneficia con las alianzas provinciales, pero mantiene a la oposición dividida y facilita una victoria nacional del kirchnerismo. Qué dicen los radicales.

 

El cierre de alianzas nacionales se acerca y en el Frente Renovador (FR) empiezan a ganar terreno las posturas más radicalizadas. Ayer, el senador bonaerense y cuñado de Sergio Massa, Sebastián Galmarini, amenazó con la posibilidad de romper todos los acuerdos provinciales con el radicalismo en los que participa Pro, si Mauricio Macri no acepta una PASO a nivel nacional que unifique a la oposición y evite una victoria del kirchnerismo. Lo hizo luego de hablar con Massa.

 

“No vamos a ser cómplices de la derrota del peronismo en las provincias para que el kirchnerismo gane la Presidencia. El macrismo no pone nada en las provincias, en algunas no tiene ni personería. Massa las caminó, puso aliados y armado, pero los radicales tributan a un Macri que a nivel nacional juega a mantener la división para que gane el Gobierno”, dijo Galmarini a La Nación.

 

“En Pro no pueden ser tan hipócritas de esconderse detrás de las espaldas de Massa para ganar los gobiernos provinciales y hablar de pureza a la hora de definir la estrategia nacional”, le había dicho antes a Télam. Lo mismo planteó el intendente Mario Meoni (Junín), un radical aliado de Massa: “No podemos sostener acuerdos en distritos donde está Pro porque el que toma hoy las decisiones es un consultor ecuatoriano”.

 

La alusión fue para Jaime Durán Barba, el asesor estrella del macrismo que aconseja no aceptar una interna con Massa que “desperfile” a Macri ante el electorado. La estrategia es ley desde hace días en Pro, relegando a Emilio Monzó, el ministro de gobierno porteño, que desde hace años teje acuerdos políticos con otras fuerzas.

 

Ayer, Massa no salió a desmentir la advertencia de Galmarini. De hecho, la habían discutido en la noche previa, en una reunión familiar que se estiró hasta la madrugada.

 

En público, lo que hizo el ex intendente de Tigre fue plantear el mismo escenario, pero por la positiva. “Trabajo todos los días por la unidad de todos los argentinos. Bienvenidos aquellos que crean que es tiempo de sumar y no de dividir”, escribió en Twitter, luego de recorrer Ramos Mejía con Francisco De Narváez.

 

Hace dos semanas que desde el FR reclaman una PASO amplia de la oposición para evitar una victoria kirchnerista. En los últimos días, ajustaron ese discurso para responsabilizar a Macri por su negativa. “La gente nos pide en la calle que nos juntemos. Pero si eso no sucede, queremos que quede claro de quién es la culpa”, explican en Tigre.

 

La advertencia lanzada por Galmarini apunta a endurecer aún más esa estrategia, tendiente a forzar un acuerdo antes del 10 de junio, cuando se cierran las alianzas nacionales. Y suma como destinatarios del mensaje a los radicales. Particularmente, a los que, como su presidente, Ernesto Sanz, abogaron por una interna amplia en público, pero en la convención de Gualeguaychú cerraron filas con Macri.

 

Aunque hablaron de que existen “halcones y palomas” en el FR, desde Tigre terminaron convalidando la advertencia de Galmarini. “O hay una PASO amplia o se quiebra el acuerdo”, confirmaron desde el entorno de Massa. “O somos malos en todos lados o buenos en todos lados. Hasta acá, tuvimos la comprensión histórica del momento, pero nos contestaron con egoísmo y faltas de respeto”, completaron.

 

Pese a ello, dieron a entender que Massa no romperá los acuerdos a los que llegó con Gerardo Morales (Jujuy), José Cano (Tucumán), Luis Naidenoff (Formosa), Ricardo Colombi (Corrientes), Federico Sciurano (Santa Cruz) y Laura Montero (la candidata a vicegobernadora de Alfredo Cornejo, en Mendoza).

 

La advertencia no encendió demasiadas alarmas en las filas radicales. “En Formosa es un frente consolidado y el FR está dentro, tanto por cómo ha sido la construcción, como por las declaraciones de Sergio”, sostuvo Naidenoff.

 

“Hablé con Sergio el viernes y no me dijo nada. Es más, intercambiamos datos para que el apoderado del FR provincial se ponga en contacto con el apoderado del ACyS para terminar de pulir detalles. No voy a dejarme llevar por lo que dicen terceros”, contestó Cano.

 

“Es una forma de ejercer presión para visibilizar lo que vale Massa, aun devaluado. No veo que lo vaya a concretar”, analizó un candidato a gobernador radical que, de todos modos, reconoció que el “tironeo” entre Massa y Macri lo afecta “mucho” en su provincia.

 

“El que tiene que recoger el guante es Sanz, que llevó al partido al acuerdo cerrado con Macri”, interpretó otro dirigente que conoce de cerca a Massa. Sin demasiadas vueltas, abrió el paraguas: “Si avanzan, la van a hacer entera. Patean el tablero y a la mierda”.

 

 

Fuente: La Nación