Una alianza opositora se quedó con la victoria en el quinto distrito electoral del país. El Frente para la Victoria sumó otro revés en las elecciones provinciales. Salta, Neuquén, Tierra del Fuego y Chaco fueron los distritos favorables a la Casa Rosada.

Mendoza fue una nueva prueba para el gobierno de Cristina Kirchner en un año que tendrá su punto de mayor tensión política el 25 de octubre, cuando se desarrollen las elecciones presidenciales.

Pero los tests comenzaron antes para el kircherismo, con elecciones y primarias a gobernador en distritos de distinto peso a causa del caudal de votos que cada uno posee.

Kirchneristas o aliados del Gobierno obtuvieron cuatro victorias en las elecciones y primarias de cada distrito: Salta, donde Juan Manuel Urtubey obtuvo la reelección; Neuquén, con Omar Gutiérrez adjudicándose el triunfo en abril; y Chaco, donde el oficialismo ganó las PASO. También se impuso en Tierra del Fuego, pero habrá un ballottage para definir.

Salta representa cerca del 3% del padrón nacional; Neuquén poco más del 1,4%; y Chaco el 2,6%.

La oposición, en tanto, se adjudicó cuatro distritos, pero con un mayor peso dentro de una elección nacional. En abril fue la Ciudad de Buenos Aires, la semana pasada fueron Santa Fe y Río Negro, y este domingo fue el turno de Mendoza.

En las PASO de abril en la Ciudad, el PRO se quedó con más del 47% de los votos, lejos del 18% que obtuvo Martín Lousteau para Energía Ciudadana Organizada (ECO) y el 12% de Martín Recalde, representante del Frente para la Victoria (FpV).

La Ciudad, siempre esquiva para el justicialismo, es junto a la provincia de Buenos Aires y Córdoba, uno de los distritos de mayor importancia a nivel nacional.

En Santa Fe, el tercer distrito (8,6% del padrón nacional), aún se realiza el escrutinio definitivo tras registrarse un empate técnico entre el socialismo y el PRO, conducidos por Miguel Lifschitz y Miguel del Sel, respectivamente. Omar Perotti, del FpV, había obtenido cerca del 30% de los votos. Ayer, más de una semana después de los comicios, reconoció su derrota y se inscribió como candidato a senador por su provincia.

El frente Juntos Somos Río Negro se impuso en los comicios a gobernador de la provincia de Río Negro. Con apenas un 2% de las mesas escrutadas, Miguel Ángel Pichetto reconoció la derrota ante Alberto Wereltineck. La provincia representa poco más del 1,5% del padrón.

Ahora fue el turno de Mendoza, donde el kirchnerista Adolfo Bermejo reconoció su derrota a manos del radical Alfredo Cornejo. Cuando todavía no había datos oficiales, el candidato del Frente para la Victoria saludó a su rival, el candidato de Cambia Mendoza, un frente nacido de la alianza electoral entre la UCR y el PRO.

Luego, los primeros resultados oficiales anunciaron una contundente victoria de la alianza que incluye a la UCR, el PRO y el Frente Renovador por más de veinte puntos de ventaja. Con el correr de las horas, esa diferencia se achicó hasta que se frenó en un resultado final de 46,43% contra el 39,42% kirchnerista, con el 98,89% de las mesas escrutadas.

La provincia cuyana tiene algo más del 4,3% del padrón nacional, es decir, se trata del quinto distrito electoral nacional.

Fue un domingo agridulce para el kirchnerismo, ya que en Tierra del Fuego, la senadora nacional Rosana Bertone se impuso ante el intendente de Ushuaia, el radical Federico Sciurano, por 42,28% a 34,27% con el 99% de las mesas escrutadas. Sin embargo, los comicios se definirán en un ballottage.

En Tierra del Fuego, no obstante, hay poco más de 130 mil personas habilitadas para votar, equivalentes a cerca de un 0,3% del padrón nacional.

 

 

Fuente: Infobae