El subdirector de la repartición municipal explicó que el asentamiento afectado por el desborde del Saladillo está ubicado en un lugar “muy peligroso”.El subdirector de Defensa Civil, Gonzalo Ratner, llevó tranquilidad a los vecinos de barrio Las Flores que anoche sufrieron el anegamiento de sus viviendas al desbordarse el arroyo Saladillo, como consecuencia de las copiosas lluvias que se registraron en el sur provincial durante el fin de semana.

“Aún no se ha normalizado la situación, pero estamos en vías de eso, ha cedido y mucho el agua que ingresó en algunos domicilios de la zona de Las Flores”, comentó Ratner, y añadió: “En este momento ya estamos haciendo tareas de drenaje en las zonas más bajas, que tenían algo de agua y que en el transcurso de la tarde se va a ir normalizando la situación”.

Ratner aseguró que “no hay evacuados”, y explicó que, pese a la tensión que se vivió ayer por la noche por el avance de las aguas, “ha sido la misma gente que se ha querido quedar en el barrio y estamos abocados a esa tarea, se está haciendo un relevamiento para ver las necesidades de cada situación y coordinar la asistencia”.

“El pico máximo en el Saladillo se dio en la tarde noche de ayer y de ahí en más comenzó el descenso, que es muy lento pero sostenido”, señaló el funcionario municipal en declaraciones a LT3, y añadió: “El panorama de acá en adelante es alentador, van a seguir bajando las aguas, sobre todo en barrio Las Flores, donde algunas casas fueron anegadas”.

Asimismo, explicó que “las lluvias del fin de semana fueron severas, hay localidades donde se superaran los 150 milímetros de agua caída y el caudal de agua generó los inconvenientes que padeció la ciudad”. No obstante, adelantó que “hoy no va a haber lluvias y esto descomprime la situación”.

En relación al estado del arroyo Saladillo, Ratner afirmó que “está en condiciones”. Sin embargo, indicó que “el problema se genera en asentamientos que están en lugares muy vulnerables, de hecho el problema que se suscitó acá en Rosario se generó en un lugar que estaba destinado por Hidráulica a un reservorio de aguas”.

“Era un lugar pensado para que el desborde las aguas del Saladillo se escurran por ahí y hace un tiempo que se levantaron ahí viviendas precarias que son las afectadas por la inundación”, finalizó Ratner, y concluyó: “Es un lugar muy peligroso”.

 

 

 

Fuente: La Capital