Le hicieron un contrato de los más bajos por dos meses y medio en 2008, cuando tenía 19 años; Aníbal Fernández defendió su nombramiento en el Banco Nación.

Delfina Rossi vivió los últimos 13 años fuera del país. Eso no le impidió, sin embargo, conseguir en ese lapso dos trabajos en la Argentina. La nueva directora del Banco Nación ya había sido contratada en 2008 por la Auditoría General de la Nación (AGN), justo después de la crisis que el Gobierno atravesó por el rechazo de la resolución 125.

La hija del ministro Agustín Rossi, que fue designada ayer con 26 años directora del banco más importante del país, trabajó durante poco más de dos meses en la AGN con un contrato temporal. Ingresó al organismo el 19 de agosto de 2008 y se desempeñó hasta octubre inclusive, informaron a LA NACION fuentes de esa dependencia.

“Me fui a los 14 años a Barcelona. Siempre que pude volví para acompañar la militancia de mi papá. Estuve presente en discusiones muy fuertes en Diputados relacionadas con la resolución 125”, explicó ayer Delfina Rossi en diálogo con el periodista Víctor Hugo Morales.

“Siempre miré la manera de volver y ésta es una gran oportunidad. Visité todos los años el país y me vine seis meses a vivir a Buenos Aires. Era un ciclo muy duro para mi papá por todo el ataque que sufrió (por la crisis del campo)”, argumentó.

Delfina Rossi, que en ese momento tenía 19 años, fue contratada con una categoría E3, de las más bajas en la AGN. Trabajó en “proyectos de deuda”, los equipos que se encargan de auditar los préstamos internacionales que recibe la Argentina.

“Es similar a una pasantía, con la diferencia de que, en ese caso, los sueldos los pagan las universidades. El de ella, en cambio, lo pagó la AGN”, dijeron desde la institución. En la actualidad, ese tipo de contratos reciben un salario mensual que oscila entre los $ 10.000 y $ 12.000.

Como sucedió el miércoles, Delfina Rossi eligió hablar sólo con los medios afines al Gobierno y rechazó dialogar con LA NACION.

Después de la polémica que generó su nombramiento, Delfina Rossi recibió ayer el apoyo desde el Gobierno. El jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, aseguró sentirse “orgulloso” de haber firmado su designación por “su nivel de formación”, pero al mismo tiempo aclaró que si él fuera presidente “los directores del Banco Nación se elegirían por concurso”.

Desde la oposición, Mauricio Macri cuestionó su nombramiento: “A los 26 años no podés ser directora del Banco Nación. Para eso la ponemos a Antonia [su hija] con cinco años y la nombramos en algún cargo”, ironizó el líder de Pro.

El guiño más curioso llegó desde el exterior. Yanis Varufakis, ex ministro de Economía de Grecia, y James Galbraith, economista de Harvard, felicitaron a Cristina Kirchner a través de una carta por el nombramiento de Rossi, al considerarla “inteligente, talentosa, trabajadora y profesional”.

La flamante funcionaria, economista como ellos, reconoció que son dos de sus “mentores” profesionales, con los que trabajó en temas vinculados a desigualdad en una maestría que actualmente cursa en la Universidad de LBJ, en Austin, Texas.

Apenas 48 horas después de su designación, Delfina Rossi participó ayer de la primera reunión del directorio del Banco Nación, informaron desde el equipo de prensa de su padre.

Delfina no es la única familiar de Agustín Rossi que trabaja en el Estado. Su actual mujer, María Raquel Pezzelato, es empleada del Banco Municipal de Rosario desde 1984. “Entró antes de conocerlo a Rossi”, aclaró la vocera del funcionario, ya que ayer LA NACION había publicado que ingresó en 1992. También su primo, Sergio Rossi, lo acompaña en el Ministerio de Defensa. El mismo día que asumió como ministro, Rossi firmó el ascenso de su primo, que fue nombrado jefe de gabinete “con rango y jerarquía de secretario”, según el decreto 650 de 2013.

EL APOYO DE LA IZQUIERDA GRIEGA

Yanis Varufakis

Ex ministro de finanzas griego

“Delfina Rossi es inteligente, talentosa, trabajadora y profesional. Estoy orgulloso de que usted [Cristina Kirchner] haya confiado en ella para un puesto de responsabilidad pública”.

 

Fuente: La Nación Digital