En el paraje El Destino, los vecinos se vieron sorprendidos por la cantidad de arañas y la magnitud de sus telas; por el momento el fenómeno se dio en zonas rurales y son arácnidos inofensivos.

ArañasA orillas de la ruta 57, en el paraje El Destino a 15 kilómetros de la localidad de Lezama, apareció un gran número de arañas que ayer sorprendió a los vecinos, pero no afectó sus actividades ya que el fenómeno se produjo lejos del área urbana.

La invasión de arácnidos se explica por la suba del caudal del Río Salado durante la fuerte inundación que azotó la zona hace unos días. Si bien en El Destino se pudo observar la denominada “baba del diablo”, una tela de araña muy densa; “en otras zonas de la cuenca baja del Río Salado, se puede repetir algo similar”, explicó el periodista Edgardo Caiñas, el primero en difundir el episodio en el portal Infozona.

Los pobladores se asombraron porque las telas de araña están en los árboles, postes y carteles de señalización. “Si bien es un sector despoblado, sorprende la magnitud del suceso”, sintetizó Caiñas.

 

La situación se debe a que con la crecida del río, los arácnidos van en busca de lugares más altos, vuelan empujados por el viento, forman capullos y tejen el resto de la tela para protegerse de la lluvia.

El área de zoonosis del municipio de Lezama, evaluó la situación y determinó que se trata de arañas inofensivas; no obstante estaban definiendo los pasos a seguir porque no es una situación común que pueda solucionarse con una fumigación.

Los vecinos recordaban que en los ’80 ocurrió algo similar, pero en aquel momento la invasión fue de hormigas.

En un primer momento la población se mostró sorprendida y preocupada por la aparición de arañas pequeñas y medianas. Posteriormente al resultado de la inspección, los habitantes supieron que son arañas inofensivas e inclusive les tomaron fotografías.

 

 

 

 

Fuente: La Nación