El ingeniero químico y sanitario, Carlos Mayol, explicó cuáles son los inconvenientes que presenta el  actual sistema cloacal de la ciudad y los motivos por los cuales se producen los socavones. En este sentido advirtió que “hay que cambiar el sistema con una nueva tecnología, que es la descentralización”.

En diálogo con el programa “Santa Fe Directo” (Canal 13) el ingeniero químico Carlos Mayol se refirió al sistema cloacal de la ciudad y explicó los motivos por los cuáles se producen socavones.

En primera  instancia, el profesional indicó que “a la ciudad hay que cuidarle por sobre la superficie y por debajo de la misma. Ya que allí está notoriamente enferma”.  En este sentido,  indicó que “cuando la ciudad era pequeña, el sistema cloacal funcionaba normalmente. En la década del 1980 se introdujo la cloaca máxima a lo largo de boulevard, que recoge todos los líquidos cloacales de la ciudad centralizadamente. Esto  hace que,  actualmente, el sistema haya quedado desactualizado tecnológicamente”.

Si bien aclaró que la cloaca máxima “está muy bien hecha y funciona perfectamente”, indicó que “se debe actualizar”. Y explicó que  “Santa Fe es una península, bordeada de agua, el único punto que puede tener de expansión superficial es hacia el norte, en la media que se agreguen redes cloacales al norte, los líquidos llegan viejos, podridos, porque el tiempo de permanencia en la red es largo, superando las 6 horas indicadas”.

A su vez, indicó que “la cloaca tiene otro defecto y es que está vieja” por lo que “habrá que ir renovándola”. Al respecto  explicó que dicha renovación supone “instalar dos o tres cloacas máximas en distintos puntos, de acuerdo a las pendientes naturales, para  que recojan los líquidos de redes de recolección parciales, los cuales van a estar menos tiempo y se podrán tratar”. Para lo cual, aseguró, “habrá que instalar una planta de tratamiento lo que permita menos contaminantes”.

Sobre este tema, el profesional comentó que “el líquido no tratado tiene una contaminación orgánica que se mide en términos de demanda biológica, la cual es altísima y, por la ley de gravedad, estos líquidos, que se vierten crudos,  se pegan a la costa santafesinas y luego entran al canal de acceso del Puerto de Santa Fe y, luego, van por el Río Coronda a través del Riacho Santa Fe. Con lo cual estamos contaminando toda la cuenca aguas abajo”.

 

 

Socavones

 

 

En cuanto a la aparición de socavones, Mayol explicó que los mismos se producen “por una erosión hidráulica” es decir, “líquidos que se liberan y van erosionando el subsuelo y se rompe el sistema”.  De acuerdo a lo manifestado por el profesional, esto se deba a que las colectoras “a veces tienen diámetro de 200 milímetros y se habilitan edificios de más de 20 pisos de altura, hay momento en el día en que estas edificaciones llenan completamente la colectora”. Y mencionó que las mismas “están diseñadas para trabajar con el líquido y con una capa de aire y sin presión, no queda aire y llenan los líquidos y la colectora, la cual trabaja a presión. Eso puede producir socavones en cualquier parte de la ciudad”.

Sobre lo que sucede en los lugares cercanos a la cloaca máxima, el ingeniero comentó que “puede tener una grave presión interna el caño y tiene la máxima presión externa, porque es el punto de mayor profundidad, entonces estos caños revientan y esto erosiona”.

Ante este panorama, el profesional opinó que ve con buenos ojos la “municipalización de los servicios” ya que, argumentó, “no es coherente que la parte de arriba de la ciudad este gobernada por un intendente y la parte de debajo por una empresa que se llama ASSA, debe haber unidad”.