La Cámara de Diputados resolvió no tratar el proyecto sobre la ley de fitosanitarios. Según se pudo conocer, tendría preferencia para la próxima sesión.  Inés Bertero, diputada por el Frente Progresista, Cívico y Social (FPCyS), se refirió al proyecto de ley que brega por modificar las normativas vigentes en materia de fumigaciones.

Inés Bertero (LT9)

 

Según indicó –esta mañana, en diálogo con LT9–, que “con el diputado (José María) Tessa (Nuevo Encuentro) estamos buscando un consenso para sacar un dictamen único. Hace 15 días, estuvimos reunidos con todos los sectores, las organizaciones ambientalistas, sectores de la producción, con las universidades… Avanzamos en algunas cuestiones como el control de las medidas que se van a cambiar en la ley”.

 

En concreto, se aspira a darle una nueva entidad a la figura del “veedor, que también la recoge el proyecto de Tessa”. Habida cuenta de las sendas conversaciones, Bertero realizó una “contrapropuesta”, la que consideró como “un proyecto superador”. A ello se suma el mentado proyecto de Tessa. Y ahora, resta contemplar las posibilidades de “consensuar un dictamen único”.

 

Sobre las aplicaciones aéreas de fitosanitarios, la legisladora oficialista precisó que “el otro proyecto parte de la prohibición. Nosotros planteamos un área de exclusión, pero en función de poder acercar posiciones. Lo que presenté –distinguió– es que las fumigaciones aéreas se hagan en casos excepcionales, o sea, cuando no se puedan en forma terrestre. Y a partir de una determinada distancia”.

 

En este contexto, Bertero fundamentó que “un sistema productivo no cambia de un año al otro. Para que los productores puedan tomar la decisión de un cambio de sistema productivo, habrá que ir a un tipo de producción agroecológica u orgánica”.

 

Convocatoria

 

En este sentido, Roberto Pozo, integrante del Centro de Estudios “Alejandro Olmos”, explicó que “es la tercera oportunidad en la que se discute la reforma de la ley, que ya hace varios años que venimos persiguiendo”.

 

En cuanto a los objetivos que persiguen, Pozo comentó que “estamos tratando de actualizar la, mal llamada, ley de Fitosanitarios, que ya está desactualizada, porque es de los 90, cuando no existía el modelo actual agropecuario”. En este marco, advirtió que uno de los puntos que más preocupa al sector y por el cual reclamarán es “que se establezca una zona de resguardo en las poblaciones de 800 metros y en las escuelas de mil metros”.
A su turno, Javier Galluccio, integrante de la CTA, advirtió que existe un pedido especial para que se protejan las escuelas rurales que están cerca de los campos que son fumigados. “Fue un reclamo que hemos planteado ante el Ministerio de Educación, con denuncias de más de diez casos. Además hemos presentado un protocolo de intervención para el caso de las instituciones que se ven afectadas”, finalizó.