Luciana dijo que no fue amenazada ni recibió insultos, pero que desde el otro lado de la línea no le respondían. Tuvo que cambiar el número de teléfono.Luciana Escobar, hermana de Gerardo, el joven que fue asesinado y arrojado al río Paraná hace poco más de dos meses, denunció que sufrió una serie de llamadas intimidatorias en su teléfono celular.

Según contó la propia Luciana al programa “Todos en La Ocho”, en esas comunicaciones no hubo una amenaza directa, ni insultos, pero sí llamadas constantes en las que nadie responde del otro lado de la línea.

“Fueron varias llamadas. Tuve que cambiar de número. No han amenazado directamente, pero me llamaron varias veces y sin hablarme del otro. No me decían nada. Puede ser que quieran molestar nomás, pero eso hay que tomarlo con pinzas. Es muy delicado todo este tema de mi hermano”, agregó.

Gerardo Escobar fue visto con vida la última vez el 14 de agosto cuando salía del boliche “La tienda”, ubicado en Tucumán y Sarmiento”. Eso ocurrió alrededor de las 5. El joven empleado municipal estuvo desaparecido una semana.

El 21 de agosto fue hallado flotando en el río Paraná en la zona de avenida Belgrano y Pellegrini. Tres patovicas de “La Tienda” y dos policías que cumplían servicios adicionales en ese local están detenidos acusados por la muerte de Escobar.

Luciana reveló las intimidaciones que viene sufriendo durante la nueva concentración que familiares, amigos y ex compañeros de trabajo de Escobar realizaban frente a la Fiscalía de Homicidios para pedir justicia y esclarecimiento del caso.

 

 

Fuente: La Capital