A pesar de haber finalizado el período invernal, aún se detectan nuevos casos de gripe, aunque en forma aislada. Se llevan aplicadas más de 300 mil dosis de vacuna antigripal.

 

El Ministerio de Salud de Santa Fe informó, a través de la Dirección de Promoción y Protección de la Salud, que a pesar de haber finalizado el período invernal, aún se continúan detectando nuevos casos de gripe, aunque en forma aislada. Por lo tanto aún continúa la circulación de virus gripal en la comunidad.

 

Frente a los casos que se han presentado en la provincia de Buenos Aires, resulta importante difundir Información para conocimiento de la comunidad, destacándose que la gripe “es una enfermedad respiratoria muy contagiosa” y que salvo “circunstancias infrecuentes, en general presenta una evolución favorable”.

 

Situación en la provincia de Santa Fe

 

El “pico del número de casos detectados de gripe se produjo en la primera semana de agosto, con un descenso posterior en los dos meses y medio siguientes, encontrándose dentro de lo esperado para esta época del año”, dijo Andrea Uboldi, titular del organismo.

 

No se informaron fallecimientos por Influenza durante las últimas semanas, por lo que durante el presente año y hasta la fecha en toda la provincia fallecieron 12 pacientes. Todos pertenecían al grupo con factores de riesgo (DBT, inmunodeprimidos, obesidad mórbida, enfermos respiratorios crónicos, HTA, etc.) y ninguno de ellos había sido vacunado contra la influenza. Seis del tipo H3N2 estacional, tres tipo B y tres tipo H1N1. Uno de ellos adolescente de 15 años, con H1N1 que permaneció internada 1 mes. El resto, adultos y adultos mayores, cuyas edades oscilaron entre los 40 y 77 años. No hubo niños fallecidos por esta patología durante el presente año.

 

También confirmó que los pacientes atendidos “son en su mayoría en forma ambulatoria y con buena evolución, algunos requirieron internación y un grupo muy pequeño cuidados intensivos”.

 

En el marco de la estrategia de prevención de esta enfermedad estacional, se continúa insistiendo en la importancia de la vacunación contra la gripe, con vacuna trivalente (con protección para H1N1 + H3N2 + B).

 

El propósito de la vacunación es reducir las complicaciones, hospitalizaciones, muertes y secuelas ocasionadas por el virus de influenza en la población de riesgo en Argentina.

 

Se aplicaron más de 300 mil dosis de vacuna antigripal

 

Se han aplicado 303.373 dosis de vacuna antigripal. Se han vacunado 26.632 mujeres embarazadas (92,1 % de las embarazadas registradas), 91.052 niños menores de 2 años (98 %), 25.574 personas integrantes de los equipos de salud (78 %), 43.666 mayores de 65 años (100%), entre otros.

 

Asimismo, se continúa trabajando con efectores privados, obras sociales y distintas organizaciones para garantizar la accesibilidad a la vacuna, observándose que van aumentando los porcentajes de coberturas de vacunación, principalmente en el grupo de niños menores de dos años y en embarazadas.

 

Grupos de riesgo

 

En los grupos de riesgo están incluidos los adultos mayores de 65 años, los niños menores de dos años, las mujeres embarazadas, las personas de cualquier edad con afecciones crónicas (como asma, diabetes o enfermedades cardíacas) y las personas con bajas defensas.

 

Respecto de la forma de contagio, es de persona a persona, a través de las gotitas de saliva que se dispersan al toser o estornudar. Pero también a través del contacto con superficies contaminadas como las manos y los objetos (mesas, cocinas, juguetes y escritorios, entre otros).

 

Los síntomas son: fiebre de más de 38 grados, tos, dolor de cabeza, dolores musculares, cansancio extremo, falta de apetito, congestión nasal, diarrea y vómitos (frecuente en niños y en adultos mayores).

 

Prevención y recomendaciones

 

Se recomienda cubrirse la boca y la nariz al toser o estornudar, usar pañuelos descartables y luego tirarlos a la basura. En caso de no tenerlos, utilizar el ángulo del codo. Lavarse frecuentemente las manos con agua y jabón después de toser o estornudar. Los desinfectantes para manos que contienen alcohol también son eficaces, evitar tocarse los ojos, la nariz o la boca. Esta es la manera en que se propagan los gérmenes.

 

Es importante evitar la asistencia a lugares cerrados y concurridos, limpiar y ventilar los espacios periódicamente, evitar fumar: el humo de tabaco aumenta el riesgo de padecer cualquier enfermedad respiratoria. En los niños pequeños reforzar la importancia de la lactancia materna.

 

En caso de estar enfermo es importante de consultar siempre al efector más cercano al domicilio, recomendándose que si está enfermo, debe quedarse en casa a partir del comienzo de los síntomas o hasta que hayan pasado 24 horas desde que desaparecieron los síntomas. Esto se hace para evitar infectar a otras personas y propagar más el virus.

 

En los niños, algunos de los signos de advertencia que requieren atención médica inmediata son: respiración agitada o dificultad para respirar, color azulado en la piel, si no está tomando suficientes líquidos, vómitos fuertes o constantes, no quiere despertarse ni interactuar con los otros, que el niño esté muy molesto e irritable.

 

En los adultos, algunos de los signos de advertencia que requieren atención médica inmediata son: dificultad para respirar o se queda sin aliento, dolor o presión en el pecho o el abdomen, mareo repentino, confusión y vómitos fuertes o constantes.

 

Ante cualquier síntoma debe concurrirse rápidamente al médico, seguir sus indicaciones y no auto medicarse.

 

Acerca de quiénes deben vacunarse

 

– Trabajadores de la salud

 

– Embarazadas y puérperas

 

– Niños de seis meses a menores de dos años

 

– Niños mayores de dos años y adultos hasta los 64 años, inclusive, que pertenezcan a alguno de los grupos de factores de riesgo, descritos a continuación:

 

Grupo 1: Enfermedades respiratorias

 

Grupo 2: Enfermedades cardíacas

 

Grupo 3: Inmunodeficiencias congénitas o adquiridas (no oncohematológica)

 

Grupo 4: Pacientes oncohematológicos y trasplantados

 

Grupo 5: Otros a) Obesos con Índice de masa corporal (IMC) mayor a 40, b) Diabéticos, c) Insuficiencia renal crónica en diálisis o con expectativas de ingresar a diálisis en los siguientes 6 meses, d) Retraso madurativo grave en menores de 18 años de edad, e) Síndromes genéticos, enfermedades neuromusculares con compromiso respiratorio y malformaciones congénitas graves, f) Tratamiento crónico con ácido acetilsalicílico en menores de 18 años, g) Convivientes o contactos estrechos de enfermos oncohematológicos, h) Contactos estrechos con niños menores de 6 meses (convivientes, cuidadores en jardines maternales).

 

– Pacientes mayores o igual de 65 años.

 

 

Fuente: Prensa GSF