Es porque Martín Lanatta es instructor de tiro y estaría usando un fusil de combate FAL de alta potencia.

 

Luego del ataque a balazos contra gendarmes -el segundo en menos de una semana-, el gobierno nacional convocó a francotiradores para continuar con el operativo cerrojo de los condenados por el triple crimen de la efedrina y fugados hace diez días, según algunas versiones.

 

Sucede que Martín Lanatta, uno de los fugados, es instructor de tiro con licencia del ex Renar, tiene un fusil de combate FAL y es un peligro para los gendarmes comunes.

 

Del operativo participan unos 500 efectivos de distintas fuerzas federales y provinciales. Uno de los gendarmes heridos hoy “está grave” y las fuentes precisaron que los fugados atacaron con FAL que son los fusiles de asalto que usa el Ejército Argentino y está prohibida su venta.

 

Los prófugos ya habían baleado el jueves pasado en Ranchos, a dos policías en un control policial, uno de ellos sigue en estado reservado, aunque está actualmente “estable”, según los médicos. Su abogado había dicho ayer que era “inconcebible que se entregaran” pacíficamente a la Justicia.

 

 

Fuente: La Capital