En su último día en el Foro Económico Mundial, el presidente Mauricio Macri se abrió a contestar preguntas de medios extranjeros y nacionales , en medio de sus reuniones con empresarios y mandatarios.
Uno de los temas de los que habló fue la disputa con los holdouts. Las negociaciones entre Argentina y sus acreedores que no aceptaron un canje de deuda no están yendo tan bien, aunque todavía podría haber un acuerdo a principios de este año, dijo el mandatario.

Macri afirmó que el mayor punto de fricción en la discusión es el tema de las penalidades sobre los bonos en default. El mandatario argentino adelantó que la próxima reunión con el mediador Daniel Pollack está prevista para el 1 de febrero.
Artículo 4 del FMI
El Presidente también anunció hoy que “ya dio la instrucción” a su gabinete para que avance “lo antes que se pueda” para volver a “cumplir con el artículo 4 del FMI”, que permite la elaboración de informes sobre la Argentina por parte del Fondo Monetario Internacional con cooperación del Gobierno, algo que fue discontinuado desde la presidencia de Néstor Kirchner.

En la entrevista con medios nacionales, Macri afirmó que “no permitir” la aplicación del artículo 4 “fue absolutamente en detrimento” de los intereses argentinos, “fue todo costo” porque eso llevó a mayor “falta de confianza” con nuestro país.
Pese a que ya instruyó al ministro de Economía, Alfonso Prat Gay a cumplir con el monitoreo que prevé el FMI, el primer mandatario aseguró que “no está previsto pedir créditos” a ese organismo. No descartó, sin embargo, impulsar la obtención de prestamos de otros organismos multilaterales, como el Banco Interamericano de Desarrollo, el Banco Mundial y la Corporación Argentina de Fomento, especialmente para obras de infraestructura.

Inflación del 20%

Macri también afirmó que el Gobierno considera que “la inflación para 2016 estará más cerca del 20% que del 25%”, y con respecto a los reclamos salariales de los gremios, dijo que se sentarán “a hablar con los trabajadores” y espera “colaboración”.

El Presidente señaló que “en esta transición estamos ordenando el desbarajuste heredado” y que generalmente estas situaciones “terminan en crisis económica, y ahora no es así”. Llamó a esperar “asentarse” y que haya “colaboración de [el jefe de la CGT Azopardo, Hugo] Moyano y los gremios”.

 

 

 

Fuente: La Nación